La imprudencia al volante mata

La imprudencia humana continúa siendo el principal factor en las muertes en accidentes de tránsito. Pareciera que los neuquinos no aprenden o no quieren aprender, o que muchas veces esa viveza criolla de imaginar “total, a mí no me pasa nada” todo lo pudiera. Pero no es así. Sin los recaudos necesarios, la imprudencia al volante mata.

En la provincia de Neuquén, en el primer semestre de 2018 las víctimas fatales en siniestros viales se incrementaron un 55% con respecto al mismo período del año anterior. De acuerdo con estadísticas elaboradas por LM Neuquén, al 2 de julio se registraban 45 muertos en accidentes en las rutas y calles neuquinas. A la misma fecha de 2017, el número llegaba a 29. Estadísticas que, vale decir, pese a ser públicas y ser solicitadas a la Policía en reiteradas oportunidades desde diciembre, nunca llegaron.

La cifra es alarmante, pero las políticas estatales parecen no cambiar. Sí, hay más controles de alcoholemia los fines de semana, pero el número de borrachos al volante no ha disminuido. ¿Faltarán más campañas de concientización? ¿Realmente alcanza con castigar a los infractores? Pareciera que no. Con el alcohol cero, los neuquinos se preocuparon, pero ahora nada los hace escarmentar, ni siquiera las elevadas multas: “Sé dónde no hay controles”, “Por un vaso, no pasa nada”.

A ello se suma la imprudencia a la hora de conducir en ruta (no descansar lo necesario o confiarse en adelantamientos), de llevar niños (no utilizar las sillas de retención infantiles o dejar que viajen en el asiento del acompañante) y de bregar por la seguridad propia (no usar cinturón en vehículos ni casco en motos o bicicletas). A todos les pido: dejemos la viveza y seamos prudentes.

La cifra es alarmante, pero los neuquinos parecen no aprender. La viveza le gana a la prudencia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído