La ruta incierta de la tijera

Una serie de áreas del Estado va a sufrir las consecuencias crudas de las exigencias del Fondo Monetario Internacional para financiar la crisis de las cuentas públicas del país. No son pocos los funcionarios provinciales y municipales que están preocupados por los fondos que sustentan sus gestiones, detrás del velo de las peleas públicas entre el oficialismo y la oposición para dilucidar quién tuvo la culpa por haber caído nuevamente bajo los designios del organismo internacional que empujó al país al borde de la desintegración a fines de 2001, cuando se llegó a hablar hasta de la convocatoria de burócratas profesionales del extranjero para hacerse cargo de la administración nacional, mientras miles de argentinos lloraban en las puertas de los bancos por sus ahorros, que nunca volvieron a sus bolsillos con el valor que tenían cuando fueron depositados.

Aún no fue clarificado por el gobierno nacional de dónde saldrá cada punto que deba recortar para llegar a los 300 mil millones de pesos comprometidos. Se sospecha por los trascendidos que habrá un golpe fuerte para las provincias que gestionan sus cajas jubilatorias y reciben mensualmente compensaciones nacionales contra el déficit. Es un acto cantado que habrá un paso de la tijera por las remesas de subsidios energéticos más duro que el previsto en los planes que estaban en marcha. Las transferencias a las provincias que son ajenas a la coparticipación federal ya fueron congeladas. No volverán a los niveles previos. Y suena con fuerza que el gobierno central presionará para que los gobernadores asuman obligaciones que hoy corren por cuenta de la Nación. Vienen días agitados y meses de restricciones.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído