Las chacras se rinden a los pies del dinero petrolero

En Centenario y Vista Alegre, algunos productores alquilan sus fincas a empresas para montar galpones y maquinaria.

Adriano Calalesina
adrianoc@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Es otra alternativa para no desaparecer, pero incompatible con la producción. La historia viene desde hace años, pero se profundizó en estos tiempos, cuando todos parecen salvarse con el petróleo.

Es así como hoy muchos chacareros, de Centenario y la zona de Vista Alegre, ofrecen varias hectáreas de tierra para que se instalen empresas, con tráileres, galpones o maquinarias. En el caso de Centenario, lo hacen por fuera de la zona habilitada para lotear.

En Vista Alegre, en cambio, se autorizaron loteos vía excepción, ya que las normas prohíben que se hagan barrios en plena zona de producción de peras y manzanas.

"Nos nos queda otra alternativa, las empresas pagan bien y construir un galón para guardar máquinas no afecta tanto a la producción", expresó un chacarero, que vive cerca de la Ruta 7.

Es que el alquiler a la empresas puede ser mucho más rentable que arrendar las hectáreas a productores hortícolas (como la comunidad boliviana).

Resistir: Los productores se han volcado también a la plantación de alfalfa para poder sostener la chacra.

Las cifras de rentabilidad cierran más en los hidrocarburos que en la producción, y muchos chacareros ya se vieron tentados. Mientras que a los productores se les puede cobrar unos 3 mil pesos por hectárea, el arrendamiento a las empresas de servicios no baja de los 40 mil pesos, según afirmaron algunos productores a LM Neuquén.

En 2012, Centenario puso un límite a la zona urbana y blanqueó más de 445 hectáreas que estaban esparcidas en medio de la zona rural. Eran como "tumores" en medio de las chacras, con barrios irregulares.

La zona a lotear era desde la calle 0 hasta la 7, a la altura de un canal de desagüe. Muchos pidieron en su momento "estirar" la franja hasta el límite con Vista Alegre, pero el pedido fue denegado por el Concejo Deliberante y el Municipio.

La presión por la ruta petrolera es tan grande que hoy el trayecto de 15 kilometros desde Centenario hasta el dique Ballester se encuentra atestado de "ofertas" y construcciones, que tiene el fin de promocionar tierras para las empresas de servicios.

Así las cosas, la Ruta 7 se va convirtiendo de a poco en un "área de servicio de ruta", incompatible con la producción. Es que muchas de las empresas que piden radicarse ya conversan con chacareros para tener la ruta "al paso" hacia la zona de Vaca Muerta. Es como una suerte de parque industrial improvisado para galpones.

Hace poco años, por ejemplo, una empresa de transporte hizo su base en un viejo aserradero que cerró, cerca de la calle 9. Y en ese contexto, la omnipotencia de la industria no respeta normas.

"Tarde o temprano, toda esta zona se va a lotear porque está cerca de la ruta. Estamos cansados de los robos y no se puede subsistir", dijo otro chacarero. Las chacras sobreviven en la zona profunda, alejada de la ruta. Pero la amenaza petrolera siempre está latente.

Las claves de cómo se resignó tierra productiva

Desde hace 10 años que la zona productiva de Centenario se ve amenazada por emprendimientos inmobiliarios. Se formaron condominios y hasta loteos vía excepción. Fue el primer paso para dañar parte del sistema productivo.

En 2012 se blanquearon muchos barrios irregulares en las chacras. Se barajó y dio de nuevo. Se hizo una ordenanza que estableció nuevos límites para urbanizar. La idea era generar una sana convivencia entre lo urbano y lo rural.

En 2013 y con el auge de Vaca Muerta comenzaron las presiones a chacareros en la Ruta 7. Las petroleras empezaron a hacer bases, galpones y lugares de acopio de maquinarias. Los emprendimientos no fueron autorizados. Se esperan algunas intimaciones a productores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído