Levantarán la basura que colmó las calles de Plottier

El Municipio accedió a los pedidos realizados por los recolectores.

Plottier.- Los empleados que realizan la recolección de residuos en esta ciudad se cansaron de reclamarle al Ejecutivo una serie de consideraciones para optimizar los recursos y realizar su tarea, lo que generó que el jueves tomaran el corralón municipal y no salieran a levantar la basura, una decisión que afectó a más de 45 mil personas.

La medida de fuerza de los trabajadores agremiados en el Sindicato de Empleados Municipales de Plottier (SEMP) fue levantada al cierre de esta edición tras firmar un acta acuerdo con el Municipio (ver aparte).

Los trabajadores se apostaron dentro del playón ubicado en Santa Cruz y Riavitz y pasaron allí la noche del jueves. Dentro del corralón durmieron también dos de los camiones de basura, y un tercero, el más viejo, quedó en el taller mecánico.

El servicio es municipal y hace meses que es deficiente, por lo que el intendente Andrés Peressini había anunciado su privatización. Pero los trabajadores aseguran que organizando el servicio y con la compra de más camiones se puede optimizar la situación.

Desde camiones hasta vestimenta

La retención de tareas por parte de los recolectores se levantó ayer tras el acta acuerdo firmada con el Municipio. Carlos Ponce, secretario general de SEMP, señaló que “se acordó la designación de los encargados de turno, la puesta en marcha de un código de procedimiento para realizar una revisión técnica de los camiones antes de salir a prestar el servicio y la devolución de los días que se le habían descontado a 27 empleados”.

Por otra parte, sostuvo que el intendente se comprometió a comprar dos camiones como así también a la entrega de la ropa de trabajo para los 43 empleados, entre recolectores y choferes.

Ponce comentó que ayer se entregó parte de la vestimenta que se completará el jueves.

En tanto, el miércoles se reunirán con el Ejecutivo municipal para analizar el cronograma de recorrido a fin de mejorar la frecuencia de recolección.

Camiones rotos

“Los camiones están en mal estado y sin mantenimiento; no nos dan la ropa de trabajo ni los elementos necesarios. Los jefes no organizan el servicio. Presentamos un código de procedimiento y firmamos con el intendente Peressini y sus funcionarios el acuerdo, pero no lo cumplen”, afirmó Marianela Méndez, secretaria gremial del SEMP.

Méndez explicó que solicitaron un encargado por turno que tome nota del desempeño del personal y que fije los cronogramas por barrio para que de esta manera los vecinos sepan qué días pasa el recolector por su casa.

Además, la representante del sindicato aseguró que al no haber encargado por turno y tampoco un vehículo de auxilio, si el camión se queda parado en la meseta, deben esperar horas hasta que vayan a buscarlos.

Los vecinos de El Bosque se sienten abandonados

Los vecinos del barrio El Bosque denunciaron ayer el total “abandono” de parte de la Municipalidad, ya que aseguraron que hace años no pasan las máquinas por las calles, lo que provoca que estén siempre inundadas.

En el barrio son 226 familias y sus calles son todas de tierra. Hace varios meses que se rompió un caño de agua y las pérdidas, sumadas a las lluvias, generaron charcos que hacen sentir a los vecinos como si vivieran “como chanchos”.

En los días de lluvia su panorama se oscurece aún más porque el colectivo deja de pasar por el barrio. Roxana Vázquez aseguró que paga mensualmente unos 350 pesos de tasas retributivas, que incluyen barrido y limpieza de calles, pero que esos servicios no se cumplen. Incluso, bautizaron Venecia a una calle, dado que en los peores días está llena de agua de lado a lado, lo que además causa que las casas se salpiquen con barro.

Los vecinos presentaron reiteradas notas ante el Municipio con reclamos de mejoras para su barrio, pero aún aguardan respuestas. Marita del Valle contó que les va a pedir a los funcionarios municipales botas de goma, ya que les resulta imposible salir de su casa para llevar a los chicos a la escuela. También reclamaron ante Defensa Civil y Medio Ambiente la limpieza del canal y la poda de los árboles de la plaza, por lo que también esperan novedades.

Juana Aguilera consideró que para salir de su casa necesita una lancha en lugar de una bicicleta y advirtió que tampoco hay cloacas en el barrio. “Acá los políticos sólo vienen cuando hay elecciones, ahora estamos totalmente olvidados”, comentó la mujer, quien miró la pileta en la esquina de su casa ya con resignación.

Nació como una toma hace 11 años

El Bosque nació como una toma, pero hace 11 años que se constituyó como barrio durante la gestión de la ex intendenta Pilar Gómez. Allí se instalaron 226 familias, de las cuales la mayoría cuenta con la escritura de sus viviendas. Los vecinos trabajaron mancomunadamente para realizar una canchita a la que le instalaron luces y riego. Allí juegan los chicos, pero, como las calles lindantes están inundadas, muchas veces se tienen que quedar en casa.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído