"Lloraba todos los días y me quería volver a casa"

La emotiva historia del pibe Ferreira, de gol soñado ante Aldosivi.

Buenos aires. “Llegué a River desde Córdoba a los 9 años. Al principio fue una experiencia muy fea que no se la deseo a nadie, lloraba todos los días porque me quería volver”. La confesión no fue de ayer, tras el golazo soñado ante Aldosivi, sino en una entrevista que concedió a La Máquina Radio en abril.

Pero el fútbol suele premiar a los que se esfuerzan y dejan todo de lado por su gran pasión. Esta vez, el pibe Cristian Ferreira volvió a llorar pero de alegría por un inolvidable tanto, ese que tanto anheló, en la Primera de River. Y pensar que había ingresado a los 30 del primer tiempo por la lesión del uruguayo De La Cruz.

Te puede interesar...

“Desde chiquito soñaba con jugar en el Monumental y hacer un gol y por suerte se me dio. Tiré un caño y le pegué fuerte al arco. Gallardo siempre me pide que le pegue desde afuera, eso me da confianza”, señaló el volante ofensivo de 19 años que mide 1,74 y pesa 67 kilos.

Tiene siete partidos oficiales en el Millonario, al que llegó proveniente del club Las Palmas de Córdoba, y debutó en 2017 en un 0-4 con Talleres en Córdoba.

Ayer fue el gran protagonista de la tarde en el Monumental, en el discreto triunfo por 1 a 0 ante Aldosivi de un River alternativo.

Una victoria que le sirve para llegar al partido clave frente a Gremio de Porto Alegre, por la revancha de una de las semifinales de Copa Libertadores, con la moral un poco más alta tras la inesperada derrota en la ida frente al actual campeón de América.

El único gol fue convertido a los 10 minutos del segundo tiempo, luego de un potente tiro desde afuera del área que fue a parar a un ángulo. Para verlo y aplaudirlo una y otra vez. Ambos equipos terminaron con diez hombres por las expulsiones de Leonel Galeano y Lucas Martínez Quarta, a los 4 y 22 minutos del complemento, respectivamente.

Embed

Desperdiciaron la chance

Más allá de que la última palabra la tendrá el entrenador Marcelo Gallardo, algunos futbolistas como Lucas Pratto e Ignacio Fernández, que podían tener chances de estar en Brasil el martes desde el inicio, tuvieron una actuación como para continuar en el banco de suplentes en la Copa. Lo mismo cabe para Enzo Pérez, otro que tuvo un flojo rendimiento.

Con Nacho y el mendocino imprecisos para generar juego, River comenzó a perder el balón y no tuvo situaciones claras en el primer tiempo, a excepción de una chilena de Rodrigo Mora que se fue pegada a un palo, luego de que Martínez Quarta le bajara una pelota.

Más allá de que River pudo manejar más el balón en el complemento, no estuvo claro y lo terminó salvando un golazo, el primero en primera división, del pibe Ferreira, que incluyó un caño a Fernando Godoy y un remate que se le metió en el ángulo izquierdo a Pocrnjic.

El sueño del pibe hecho realidad. De ese chico que estuvo a punto de volverse a su pago porque extrañaba horrores en la pensión de River. Ayer hizo llorar a su gente y emocionó a River.

Cayó Unión y hoy el Rojo busca arrimarse

Unión tenía la posibilidad de tomar la punta en soledad pero cayó sorpresivamente 3 a 0 como local ante Godoy Cruz de Mendoza.

Ángel González por duplicado, a los 23 minutos del primer tiempo y a los 32 del segundo, y Santiago “Morro” García, a los 37 del complemento, marcaron los goles del Tomba, que alcanzó los 16 puntos y quedó a cuatro del líder Racing. En tanto, Talleres y San Martín de Tucumán igualaron 0 a 0.

Hoy, Independiente visitará a Atlético Tucumán, que está prendido, a las 20. Además: Patronato-Central (13:15), Vélez-Belgrano (15:30) y Banfield-Pincha (17:45).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído