Madalena va por más

La compañía viene de incrementar sus reservas petroleras y ahora tratará de conseguir socios para dos áreas shale con buenas perspectivas: Curamhuele y Coirón Amargo Sur Este.

POR CRISTIAN NAVAZO - Especial

Madalena cotiza en el TSX Venture Exchange de Canadá y en el mercado financiero estadounidense OTCQX, y próximamente espera debutar en el Merval argentino.

En el último trimestre del año pasado, la compañía logró su primer balance de ganancias positivas. En 2018, incrementó un 34% sus reservas probables con respecto al año anterior, con un stock de 4878 millones de barriles de petróleo equivalente (Mboe).

El CEO de Madalena, José Peñafiel, señaló: “Desafortunadamente, nuestras expectativas de tiempo para la actividad de perforación en nuestros bloques no operados no se han cumplido, pero estamos muy entusiasmados con la probabilidad de que ese trabajo comience en los próximos meses”.

En el primer trimestre de 2019 la producción de la petrolera alcanzó los 1960 barriles diarios de petróleo equivalente (boe/d), lo cual significó un aumento del 13% con respecto los 1730 boe/d que obtuvo en el trimestre anterior. El 87% de su producción fue de petróleo.

La empresa apunta a alcanzar este año una producción de entre 2600 y 3000 boe/d, con una suba de la producción anual promedio del 45%-68%.

p10a MAS E madalena.jpg

En Vaca Muerta, la compañía opera un solo yacimiento: Curamhuele, en el norte de Neuquén, cerca de Rincón de los Sauces. Posee el 90% de la concesión y el 10% restante corresponde a Gas y Petróleo del Neuquén (GyP). Como Magdalena es una compañía pequeña, hoy valuada en unos 60 millones de dólares, busca un socio estratégico que aporte capital para explorar la viabilidad de desarrollar no convencionales del bloque.

De todas maneras, en caso de no conseguir un inversor para cerrar un joint venture, avanzará con la perforación de un pozo de delineación. La compañía cree que el bloque es prospectivo tanto en la ventana de gas húmedo como en la de gas seco de Vaca Muerta, y en las formaciones Mulichinco y Agrio, que ya fue probada mediante una perforación vertical.

Madalena apuesta a Curamhuele por ser adyacente a áreas de otras compañías que están probando suerte en el shale. Tal es el caso de Chevron, que anunció que invertirá 200 millones de dólares en El Trapial para explorar la productividad de la roca madre. Otras petroleras como YPF, Total y Exxon perforan pozos en la zona.

Pero la mayoría de las fichas de la petrolera canadiense en Vaca Muerta están puestas en Coirón Amargo Sur Este, donde tiene una participación del 35%, y la operadora es Pan American Energy (PAE), con el 55%. GyP tiene el 10% restante.

p10 MAS E madalena.jpg

El área produce petróleo proveniente de dos pozos re-entries horizontales con fracturas múltiples en la formación Vaca Muerta, perforados y completados en los años 2017 y 2018. El plan piloto para este año y el próximo incluye la realización de cinco pozos, y otros tres adicionales en el período 2021-2022, contingentes a los resultados de los primeros testeos. Las compañías obtuvieron una concesión no convencional por 35 años.

Coirón Amargo Sur Este está ubicado en el corazón del desarrollo shale de la cuenca, rodeado de bloques con probados resultados como Loma Campana (YPF) y Cruz de Lorena (Shell), ambos en pleno desarrollo.

PAE le otorgó un préstamo de 40 millones de dólares a Madalena para que pueda acompañar las inversiones en el piloto exploratorio.

Otro bloque con buenas perspectivas en el que tiene participación la firma canadiense, con el 35%, es Coirón Amargo Norte, operado por Vista Oil & Gas (55%). GyP participa con el 10%.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario