Mantener la rabia lo más lejos posible

El perro es uno de los vehículos de contagio más comunes. Una vez al año hay que vacunarlo.

La rabia es una enfermedad infecciosa aguda causada por un virus que ataca a los mamíferos, incluso al hombre, y que se encuentra en la saliva del enfermo. Las personas se contagian principalmente a través de la mordedura del animal infectado, aunque puede ser también cuando la saliva enferma llega a los ojos, mucosas o heridas recientes. Los síntomas no son inmediatos: desde el momento de la exposición, en las personas demora unos 50 días y en los perros, 60. Siempre hay que tener en cuenta que, en caso de ser atacado por un perro, lo primero es lavar las heridas con agua y jabón y luego tratar de encontrar al animal agresor.

¿Cómo cuidamos a nuestras mascotas de la rabia? Vacunándolas una vez al año y evitando que entren en contacto con animales callejeros. Esta vacuna los protegerá y así, además, se reducirá el riesgo de que traspasen la enfermedad a las personas.

Ojo que los perros no son los únicos o los que más pueden transmitir rabia, dado que en las zonas rurales son los murciélagos los principales vehículos de contagio. Y en estas situaciones es más común que un murciélago rabioso sorprenda a una mascota que a una persona. ¿Cómo saber que el murciélago tiene rabia? Capturándolo y haciéndole análisis de laboratorio, aunque verlo de día o que no pueda volar son los síntomas más comunes.

Si bien nadie está libre de la eventualidad de ser atacado y mordido por un perro (en especial por los callejeros, cuyo riesgo con respecto a la rabia es desconocer si está vacunado), los niños son los más vulnerables. Entonces, es bueno tener en cuenta algunos detalles de prevención: no dejar a los chicos solos con un perro; evitar que se acerquen a un animal encadenado o ubicado detrás de una reja; enseñarle al nene a no maltratar a los animales; no domesticar al perro a los golpes, porque de ese modo atacará y morderá; llevarlo bien sujeto de la correa cuando lo sacamos a la calle y si sabemos que puede ser peligroso, ponerle un bozal y nunca soltarlo; no molestar al perro cuando está durmiendo, comiendo o con sus cachorros; y antes de acariciarlo dejar que nos vea y nos huela primero.

Ojo en las peleas: Si nuestro perro se trenza en una pelea, no hay que separarlo usando nuestro cuerpo.

Entra por la piel luego de una mordida

Por Sergio Gómez (veterinario)

La rabia es como tantas otras enfermedades virales aunque esta, en especial, es zoonótica: se transmite a las personas. Se previene con vacunas, comenzando la administración a los 3 o 4 meses de edad y después con una dosis anual. Esta vacuna es la que te van a exigir si tu perro muerde a alguien o si debe realizar un viaje dentro o fuera del país, además del certificado de buena salud. La vía de ingreso del virus es por una mordida a través de la piel. Estos son algunos síntomas de la rabia que manifiesta tu mascota en caso de tenerla: imposibilidad de mover las patas o los músculos faciales, caída repentina de la mandíbula inferior, fiebre, nerviosismo, cambios en las cuerdas vocales y ladrido anormal, exceso de salivación en forma de espuma alrededor del hocico, dificultad para tragar los alimentos, fobia a la luz y muestras de agresividad. Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, consultá con tu veterinario.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído