Mató a su padre y usó su dinero en fiestas y drogas

La chica ocultó un mes el cadáver. Le dieron 30 años de prisión.

Carolina del norte.- Son 25 años por homicidio y cinco más por ocultar el cuerpo. Así se desglosa la condena que recibió Crystal Booke Howell por haber matado a su padre hace dos años y haber escondido su cuerpo, que fue descubierto recién un mes después del crimen por unos amigos de la chica.

Por esos tiempos, amigos son los que sobraron en la casa de Crystal, que en realidad era de Michael Howell, su papá, que tenía 50 años y era periodista deportivo, editor y columnista de Columbia Country News Times. Sobraban amigos porque la joven, que tenía 17 años, escondió al cadáver de su padre y se dedicó a dilapidar su fortuna en drogas y fiestas, que incluyeron una barra de striptease en plena cocina. La joven llenó de amigos las ocho habitaciones de la casa y, lejos de sentir algún tipo de culpa o arrepentimiento, vivió la vida loca hasta que fue denunciada y capturada por la Policía.

En una noche de 2014, mientras su padre dormía, ella entró a su habitación y lo ejecutó de un disparo en la cabeza. Arrastró su cuerpo hacia una baulera de la casa de Maggie Valley, en Carolina del Norte, y lo puso dentro de una caja plástica de almacenamiento. Una vez detenida, Crystal admitió haber matado al papá y con esa confesión fue casi suficiente para que la Corte del condado de Haywood la condenara.

“Mientras no se sabía nada de su padre, porque aunque ella había dicho que se había matado nadie tenía certeza de eso, comenzó a pasearse con su auto y a gastar un montón de dinero”, contó Jeff Jones, asistente del fiscal de distrito. Crystal vivía con su padre luego de que él se había separado de su madre cinco años atrás. Luego de haberlo asesinado, la muchacha comenzó a citar a todos sus amigos a la casa, ofreciéndoles todo tipo de vicios a consumir sin ningún tipo de obstáculo. Según ella, su padre se había trasladado por trabajo a Georgia y ahí, “en una trágica decisión”, se había suicidado.

Pero toda la puesta en escena de la chica se vino abajo el 22 de marzo de 2014, cuando uno de los hombres que se alojaban en la casa tuvo la idea de ir a la baulera en un momento de limpieza y se encontró con el cadáver en descomposición que resultó ser Michael, el dueño de casa.

El nombre del amigo que hizo al macabro hallazgo es Anthony Talley, quien declaró en el juicio y, entre otras cosas, dijo que no quería “volver a tener algo que ver con lo que pasó en esa casa por el resto de su vida. Me arruinó”.

Menor: Por ser menor no va a una cárcel, sino a un correccional de Carolina del Norte.

La versión de la madre

La mamá de Crystal, Kristina Rester, declaró que su hija se había presentado un día en su casa de Augusta con el Land Rover del padre y un remolque, diciendo que Michael le había dicho que se fuera de la casa y se marchara con su madre. Pero la chica sólo se duchó y se fue.

Para la tía, es una enferma mental

En el juicio también declaró la tía de Crystal, Brenda Ellis, quien calificó a su sobrina como “una enferma mental. No es que sea un monstruo atroz, pero tuvo muchos problemas desde siempre. Y con el paso de los años se fueron agravando”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído