Memoria para Jugos del Sur

No fue un conflicto mediático, ni tampoco la palabra de sus voceros y delegados tuvieron el mismo peso que los trabajadores de MAM, Zanon, Cerámica Neuquén o, incluso, los de la PIAP. Se trata de la empresa Jugos del Sur SA, radicada desde 1984 en Centenario y que supo ser el ícono de la industria frutícola, donde los chacareros que habían tenido una mala temporada podían llevar su fruta de descarte a la juguera. Hoy ese escenario ya no existe. Sus trabajadores no cobran el sueldo desde hace más de cuatro meses por una crisis terminal que tiene la compañía. La juguera debe 18 millones de pesos en facturas de luz y gas, pero no fue ese el principal escollo, sino el corte de la cadena de pagos a los proveedores en general, más rumores que trascendieron en el plano personal en el directorio de la compañía. Jugos del Sur SA era una empresa líder en exportación de jugos y tenía una clientela fija de grandes marcas de bebidas. Sus 40 empleados que han resistido dentro de las instalaciones tocaron varias puertas en distintos gobiernos y hasta cortaron la Ruta 7, pero muy pocos se hicieron eco del reclamo. El lunes pasado, en el contexto del 9 de Julio, se los pudo ver en un puesto de venta de choripanes en la chacra municipal de Centenario. Se sabe que el reciben una ayuda a través de Desarrollo Social de esa comuna, pero el problema de fondo no fue resuelto para los trabajadores. La firma pertenece a un matrimonio de Buenos Aires, Francisco Prado y Juana Rosa Martí, que tiene las acciones mayoritarias y también están ligados con las jugueras Sower SA, Jugos de Cuyo SA (Mendoza) y Jugos Conesa SA (Río Negro). Hoy la juguera no produce y sus empleados están olvidados.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído