Neuquén tiene cinco áreas protegidas que pocos cuidan

La más antigua tiene 16 años. La mayoría está en la zona de bardas.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- En medio del asfalto, el humo y el ruido, hay ecosistemas con animales y plantas silvestres que necesitan ser preservados de la contaminación de la ciudad. Hoy existen cinco áreas protegidas dentro de Neuquén capital que muchos desconocen y pocos respetan. Existe un plan de conservación, pero por ahora el único resguardo de la vida salvaje son carteles indicativos y algunas inspecciones periódicas.

Las áreas protegidas urbanas están casi todas en las bardas. Juntas, ocupan 482 hectáreas, aunque el número no es preciso porque algunas no tienen mensura. Equivalen a siete veces el tamaño del barrio San Lorenzo Sur y nueve veces la isla del Paseo de la Costa.

La más conocida por todos es el Parque Bardas Norte, con sus senderos y árboles. Pero la zona por la que muchos salen a correr es apenas la cuarta parte de la reserva, que alcanza las 300 hectáreas. Para la Subsecretaría de Medio Ambiente, es el área mejor conservada, aunque ellos mismos reconocen que, en una escala del 0 al 10, "el grado de control" está en un 2.

Bardas Norte llega hasta cerca de la ruta del tercer puente al norte, la calle América del Sur al este y la Ruta 7 al oeste, donde bordea el barrio 14 de Octubre-Copol. Como el croquis es ambiguo, se sospecha que quedaron algunas zonas depredadas adentro, pero es difícil comprobarlo.
Al lado del Parque Norte está la única de las cinco áreas que no depende del Municipio. Es la reserva ecológica Provincia del Monte, ubicada dentro de la Universidad del Comahue. Tiene más de una década de existencia y su cuidado es escaso. Existen senderos no autorizados, zonas que se aplanaron y otras donde se tira basura casi a diario.

Siguiendo la línea de la meseta, al norte de Mudón y Mutén, está el parque Bardas Soleadas, creado hace apenas tres años y protegido por los mismos vecinos.

Al lado, sobre Melipal, está otra área protegida denominada Parque de los Dinosaurios. Se creó hace 16 años para preservar yacimientos de huevos de titanosaurios. Esta reserva tiene protección 1 en la escala de la subsecretaría. Acaba de perder una franja por el avance de las últimas viviendas de Toma Norte 2 y hay un sector permanentemente sembrado de basura.

La más chica de las reservas es la Laguna de San Lorenzo, que abarca todo el Parque del Oeste. Es también la única que no está en las bardas y una de las que mejor preservación tiene.

Llamativamente, no existen reservas naturales para proteger el ecosistema del río Limay. El único sector con cierto resguardo es la península donde confluye con el río Neuquén, que forma parte del plan maestro costero. Por estos días, el Municipio está armando dos proyectos para sumar esa zona y el sector de senderos de la Isla 132 al sistema de áreas protegidas. Serán 90 hectáreas más.
Las reservas ecológicas no se pueden alambrar. En algún momento se analizó poner guardias ambientales, pero la idea no prosperó. Por eso, la mejor protección que tienen las áreas neuquinas es la alerta de los vecinos. Falta hacer los deberes para llegar al 10.

20 millones es el presupuesto que debe destinar el Municipio para cuidar las áreas.

Los concejales advierten que hay algunos "grises"

En la Comisión de Ambiente del Deliberante están preparando una ordenanza para precisar los límites de las áreas protegidas que hay en la ciudad. La preocupación surgió a partir de un proyecto del MPN, en el que advierten que el sistema de reservas ecológicas es irregular.
La presidenta de la Comisión, María Eugenia Ferraresso (MPN), explicó que hay áreas a proteger delimitadas sólo por un croquis, sin mensura catastral. "Empezamos a ver algunos grises en las ordenanzas, que permiten que se mezcle el área protegida con algunas urbanizaciones", puntualizó. Dijo que han constatado "actividades deportivas cerca de las reservas y surgen algunas dudas de si el terreno está contenido o no, por ejemplo, con una pista de motocross cercana a Parque Norte".
Comentó que también se pidió al Municipio que ponga en marcha nuevamente la Unidad de Gestión a cargo de cuidar las áreas naturales, que no se reúne desde el año pasado.

El insólito intento de crear dos áreas

En diciembre de 2012, los concejales capitalinos aprobaron la creación de dos áreas protegidas nuevas, una abarcaba todo el arroyo Durán y otra incluía los predios Planta de Campamento y Nayahue.

El intendente Horacio Quiroga observó que la ordenanza aprobada era inaplicable y por eso la vetó.
El argumento de los ediles era que convertir ambas zonas en parques protegidos iba a servir para recuperar los ecosistemas degradados. Quiroga les contestó en duros términos a través de un decreto.

Planteó que el arroyo Durán no podía ser una reserva municipal porque se trata "de un curso de agua" sin límite territorial, manejado por Recursos Hídricos de la Provincia.
Sobre los otros dos predios, dijo que tampoco correspondía por tratarse de "inmuebles del Consejo Provincial de Educación".


Silvia Gutiérrez . Subsecretaria municipal de Medio Ambiente

1. ¿Cree que los vecinos cuidan las áreas protegidas o hace falta más control?
Hay áreas, como Bardas Soleadas, donde los mismos vecinos pidieron la creación y por eso la cuidan. Ahí exigieron la replantación de especies autóctonas y senderos. La mejor manera de preservarlas es involucrar a los vecinos, como pasa con Parque Norte, que son miles los que viven y disfrutan de ese espacio.

2. ¿Tienen inspectores para controlar todas las áreas?
Se pone cartelería y hay gente de la Municipalidad que recorre y limpia. No se puede evitar que haya gente que ensucie porque no se pueden alambrar. En Parque Norte tenemos gente dedicada al cuidado de ese espacio y en las demás vamos rotando según lo que nos avisan los vecinos.

3. ¿Y el presupuesto para cuidar las áreas es suficiente? Porque en el Parque de los Dinosaurios ocuparon una parte de la reserva.
Ese es el sector más complicado porque es un sector vulnerable de tomas. La gente quizás lo ocupa porque desconoce. También la misma actividad urbana hace que arrojen basura donde no se debe y no son excepción las áreas protegidas. Creo que estamos bien con la cuestión presupuestaria.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído