El clima en Neuquén

icon
Temp
93% Hum
La Mañana vino

Cómo zafar esta Navidad con un buen vino

En tiempos de ajustarse el cinturón por la inflación incesante, en la mesa familiar no puede faltar una botella de buena calidad.

Una llamada de último minuto: la tía se peleó a muerte con la cuñada por el DNU y cambia de sede para la Nochebuena. No viene sola. Cae con el marido y el hijo, el primero un bebedor de querosén y el segundo un pospúber del que no sabés ni el gusto musical, ni el equipo por el que hincha y tampoco sabés si habla español. Nada, hay que resolver un los lugares y regalos de último momento.

Esta escena inventada tendrá lugar en muchas casas de Argentina esta Nochebuena. No sólo porque el ambiente está picante, sino y sobre todo porque venimos de varios años de grieta que no sutura con el pegamento de la realidad cotidiana. Esta noche, cualquiera que conozca a su familia en detalle, sabe que tiene que tomar algunas precauciones: no hablar de ciertos asuntos familiares en la cena, evitar opiniones definitivas sobre temas muy opinables de la política y poner paños fríos a cualquier diferencia posible con tal de tener una buena noche en Nochebuena. También es importante tener algunos regalos de último momento.

Saurus Select Pinot Noir.jpg

Para todas esas instancias, sin embargo, la respuesta es una botella de vino. Lubricante social, ablandador de opiniones y logrado apaciguador (salvo en el exceso, que no recomendamos) una buena botella de vino bajo la manga es una solución a cualquiera de estas situaciones. En particular al invitado que debe reubicarse a último minuto y al que no teníamos planificado entre los regalos.

A continuación, unas estrategias para este fin de año.

Una caja de vinos, por las dudas

Esta navidad será con la calculadora de gastos en modo exponencial. Pero si hay algo en lo que vale la pena gastar unos pesos extras es una caja de rico vino, ni muy arriba, ni muy abajo en la malograda escala de precios, de forma tal que alguna de esas botellas desemboque como regalo, como bebida extracurricular ante una nutrida e inesperada concurrencia o como suplemento o refuerzo ante una interminable mesa de dulces y conversaciones. Quedarse corto es una fatalidad que puede encender la mecha de una pirotecnia verbal.

Para evitar ese escenario en que la noche tropiece es sabio y recomendable comprar vinos en modalidad caja. Siempre se los puede beber luego en el verano si sobró. Buenos ejemplos para este tipo de acuerdo, con venta en el supermercado, son: Argento Malbec 2023, Eugenio Bustos Malbec 2023, Saurus Pinot Noir 2022, Doña Paula Unique 2022, Killka Chardonnay 2023, Grafingna Genuine Collection 2022, Trapiche Puro 2022.

vinos malbec.jpg

Tener dos botellas caras

Otra buena técnica para garantizarse una Nochebuena es aplicar el viejo truco del conocedor. En la vinoteca amiga, que hoy domingo abre para estos efectos, conviene ir y pedir dos botellas de buen vino. Las razones son ante todo diplomáticas. Supongamos que el suegro viene rabioso de antiperonismo o que el sobrino cae con libertarismo alto en las venas, o que a último momento se tapa la canaleta y el vecino hecha una mano. Cualquiera sea el caso, hay que tener monedas de cambio. Para los inflamados, nada mejor que una botella que capte la atención y derive la charla hacia terrenos con meteorología menos tormentosa; al vecino, al guardia de la esquina, al de la grúa, al que le toque, una buena botella de vino obra el milagro de la atención. Son dos porque la otra es para uno.

Y si nada de eso falla y la noche quieta como agua de tanque, está la excusa para beber algo bien. Para eso funcionan Terrazas de los Andes Reserva Malbec 2021, Perlas del Callejón Malbec 2021, Espontáneo Cabernet Franc 2021, Rutini Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2021 Zuccardi Concreto 2022, Luigi Bosca Apuntes Semillón 2022 entre muchos otros.

El Saurus Barrel Fermented Cabernet Franc 2017, oriundo de El Chañar.

Dos botellas de espumosos frías

Con las burbujas no se juega. Como nunca alcanzan, a las que sea que se hayan comprado, hay que sumarle dos más que se las deja pasar fin de año en la heladera. En caso de necesidad y urgencia siempre se puede descorchar una. Sea que hay algo para festejar, unas penas que olvidar, un antojo con el postre o unas deliciosas cerezas o unos quesitos para darse un gusto en la terraza o el balcón. Cualquiera sea el caso, esas dos botellas son como tanques de oxígeno en un mes que puede ahogarnos en tsunamis de emociones. Buenos ejemplos son: Chandon Brut Nature, Cruzat Extra Brut, H. Schroeder Brut Nature, Casa Boher Extra Brut, Como Liebre en Marzo Rosé.

Y si nada falla y diciembre, contra todo pronóstico, termina el 31 a las 11:59:59 y el calendario se resetea con una vuelta de página a este 2023 eterno, ese es el momento de hacer volar uno de estos corchos sin protocolo de seguridad vigente: que se alce al cielo y describa su curva de felicidad y caída libre de preocupaciones. Ya será 2024 y la rueda volverá a empezar.

Visitá la tienda virtual de Schroeder Wines

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario