El clima en Neuquén

icon
17° Temp
34% Hum
La Mañana Neuquén

Desde esta esquina de Neuquén comenzó a diagramarse la nueva capital

Está ubicada en Sarmiento y Olascoaga, donde funcionó un almacén de ramos generales y el primer hotel que tuvo la ciudad de Neuquén.

En esta esquina comenzó todo. Al menos todo lo relacionado con la historia de la ciudad de Neuquén porque la intersección de estas calles sirvió de punto de partida para proyectar el trazado urbano de la nueva capital, el sueño del gobernador Carlos Bouquet Roldán y la utopía que alentaba el sacrificio de los pioneros.

Poco antes de la fundación de Neuquén, el gobernador había convocado al ingeniero Adolfo Pigretti para encomendarle el diseño urbanístico que tendría la nueva ciudad luego del visto bueno del gobierno nacional y las primeras subdivisiones de lotes que realizaron Amador Villa Abrile, Casimiro Gómez y Ramón López Lecube, los propietarios de las tierras.

Se cree que Bouquet Roldán se inspiró en el modelo que se utilizó el arquitecto Pedro Benoit para trazar la ciudad de La Plata en 1882 por pedido del gobernador de Buenos Aires, Dardo Rocha. De aquel trazado nació la idea de que el nuevo pueblo tuviera diagonales.

Vista hacia el norte de la ciudad de Neuquén.jpg

Lo cierto es que en junio de 1904, tres meses antes de la fundación de Neuquén, el ingeniero Pigretti llegó al paraje de la Confluencia para comenzar con los trabajos de mensura. “Eligieron como más conveniente para la edificación de la casa en que funcionaría las oficinas de la Gobernación, el predio interior de la avenida Argentina, donde nacían las calles General Roca y Vélez Sarsfield (hoy Ministro González) y las diagonales (bulevares en el plano original) 25 de Mayo y Congreso (hoy Alvear)”, indicó el historiador Mario Raone en un artículo publicado en 2004, con motivo del centenario de la fundación de la ciudad.

Así comenzaron a desmontar todos los terrenos que estaban ubicados al norte de la estación del ferrocarril -el lugar más importante del pueblo-, bajo la supervisión del propio Bouquet Roldán.

Cuesta imaginar los paisajes que había en la enorme extensión de tierras que se abrían hacia las bardas en una pronunciada subida que terminaba en la cima de un monte que parecía fundirse con el cielo. Por el medio pasaría la futura Avenida Argentina que se convertiría en la calle más importante que tendría Neuquén.

Calle Irigoyen 1920.jpg
La calle Yrigoyen en 1920.

La calle Yrigoyen en 1920.

La nivelación de la tierra con el relleno de cañadones que las lluvias y los vientos se empeñaban en mantenerlos abiertos fue un trabajo titánico que demandó mucho tiempo. A partir de esas primeras tareas comenzarían a abrirse las primeras calles que conformarían el pequeño casco urbano.

Pero ¿cuál sería el punto de referencia para diagramar el trazado del pueblo? ¿Desde dónde comenzar?

Bouquet Roldán le pidió al ingeniero que tomara como punto de partida el almacén de ramos generales y hotel “La Nacional”. A partir de ese edificio debería extender una línea hacia el norte y otra hacia el sur. Luego se definirían el resto de los espacios para la construcción de viviendas, comercios y edificios públicos.

“La Nacional” fue uno de los primeros comercios que tuvo el Paraje Confluencia. Abrió sus puertas en 1902 en donde hoy se cruzan las calles Olascoaga y Sarmiento y ofrecía todo tipo de servicios para los pocos pobladores que había en el lugar y para los que recién llegaban en busca de un futuro.

Almacén 2.jpg

Tenía almacén, tienda, ferretería, pero además contaba con un anexo donde se levantaba el “Grand Hotel”, el primer hospedaje que existió en el pueblo. También tenía espacio para caballeriza y carruajes.

El pintoresco comercio era el lugar de encuentros de la gente del pueblo donde además de las compras, los vecinos podían compartir una copa o una comida. Era la única forma de recreación que había en ese entonces para quienes vivían en el desierto.

La imagen principal que ilustra esta nota y que pertenece al archivo histórico de la capital, muestra en detalle cómo era la vida alrededor de ese almacén que fue el punto de partida para el desarrollo de la ciudad.

Un grupo de personas mira al fotógrafo que seguramente les pidió un momento de atención para poder congelar ese instante de la historia. Solo se ven hombres –probablemente extranjeros o recién llegados de otras provincias-, personal del hotel y de la tienda, parroquianos curiosos y tres niños tomados de la mano con la fachada del comercio de fondo. En los alrededores se esconde un arenal; hacia el norte, un desierto para conquistar.

¿Cuáles eran los nombres de los protagonistas de esta foto? ¿Cuál fue su historia? ¿Por qué llegaron a Neuquén? ¿Qué sueños tenían y cómo se imaginaron a la futura ciudad?

Los cambios en la esquina, después de más de un siglo

Esquina de calle Sarmiento y Av. Olascoaga (3).JPG
Esquina de Sarmiento y Avenida Olascoaga, donde estaba el almacén de ramos generales.

Esquina de Sarmiento y Avenida Olascoaga, donde estaba el almacén de ramos generales.

En la actualidad la esquina Sarmiento y Olascoaga luce distinta porque el pueblo dejó de ser pueblo y la ciudad moderna con la que todos soñaban finalmente creció y se expandió mucho más de lo que hubiera imaginado Bouquet Roldán cuando le pidió al ingeniero que comience el trazado de la nueva capital.

De aquella época solo queda la foto en blanco y negro y los testimonios guardados en la historia. Ninguno de los miles que hoy caminan a diario por allí sabe que en esa esquina comenzó todo, que en la intersección de esas calles hubo alguna vez un almacén y que ese rincón fue el comienzo de un sueño que para muchos parecía imposible.

(Fotos: Archivo histórico de Neuquén Capital)

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario