El clima en Neuquén

icon
10° Temp
62% Hum
La Mañana CrossFit

La neuquina de 17 años que es la promesa del crossfit en Argentina

Antonella Sánchez se inició en la disciplina por invitación de su hermana. Ya suma medallas y sueña con el mundial.

En Antonella Sánchez parecen confluir dos polos opuestos que están a la vista de todos. Su voz dulce y sus ojos miel son el reflejo de su carácter humilde, que se despoja del ego para hacer siempre un sacrificio más. Pero sus piernas torneadas y sus músculos pronunciados, que también son evidentes, consiguen reflejar otra cosa: una fuerza que no todos tienen y una férrea disciplina que la llevó a convertirse, con sólo 17 años, en una promesa para el crossfit de todo el país.

"En Buenos Aires ya hablan de la nena de Neuquén", dijo Mariano Cicchinelli, su entrenador, que la acompaña todas las mañanas en Alma, el box de crossfit que lidera, para pulir la técnica y seguir escalando en los desafíos. No disimula su orgullo. Ni siquiera lo intenta. "Ella es top, está a otro nivel, tiene todas las condiciones para llegar muy lejos y por eso todos los sponsors la buscan", afirmó.

Para el profesor, el imán detrás de Antonella es también la oportunidad para difundir un deporte que crece a toda velocidad en Neuquén, y que va más allá de los logros extraordinarios de la adolescente. "Hay que diferenciar al atleta, que busca siempre ser competitivo, de todas las personas que pueden hacer crossfit", dijo y agregó que a su box llegan personas de todas las edades, algunos con historias de cirugías complejas o de discapacidad, pero que encuentran en la disciplina una forma de superarse, mejorar su capacidad física y eliminar las tensiones.

Antonella Crossfit.mp4

Mariano está convencido de que todos los que cruzan el portón de su box, en la calle Perito Moreno de Neuquén capital, dejan las preocupaciones en la vereda. Y parte de ese clima de distensión y camaradería fue el que convenció a Antonella a inclinarse por el deporte cuando la pandemia empezaba a ceder sus restricciones. "Acá no hay egos, nadie compite con nadie", dijo la joven sobre una disciplina que sólo apunta a superar los límites propios.

"Yo no conocía al crossfit de nada, pero me invitó mi hermana y vine a probar una clase", señaló. La primera vez que entró al box, con 13 años, se aterrorizó. Veía a los alumnos levantar pesas enormes desde el suelo hasta encima de los hombres, y sólo pensaba en la posibilidad de que uno de sus discos pesadísimos se le cayera encima. Sin embargo, unos meses después, ya con 14 años, se animó a probar.

antonella sanchez crossfit.jpg

En Antonella se conjugaron las condiciones físicas con una actitud que es fundamental para los deportistas de alto rendimiento. Ella siempre encuentra el momento para entrenar, y lo hace todos los días, incluso cuando su educación en una escuela técnica de doble turno o los compromisos sociales de cualquier adolescente tratan de inmiscuirse en sus planes.

Y así de firme se mantiene también con otros aspectos que no son negociables para su entrenador. "La técnica no se negocia", le repite él como un mantra. Y la acompaña para que crezca de menos a más, sin saltarse etapas ni arriesgarse a lesiones. "Algunos ven sus condiciones y me dicen que la suba de categoría, pero yo prefiero ir de a poco y por eso, en cada competencia que participó hizo podio", explicó.

Mariano cuida a la estrella del box alejándola de frustraciones innecesarias. Por eso, busca un entrenamiento concienzudo antes de cada torneo. La adolescente neuquina ya participó de tres ediciones de SouthFit de América Latina: se llevó dos terceros puestos y, en su tercera prueba, se colgó la medalla de campeona.

antonella sanchez 2.jpg

"Después de la primera competencia le pregunté cómo se había sentido, y me dijo que se quedó con ganas de ganar, ahí vi que tenía cualidad para el alto rendimiento y seguimos los entrenamientos hasta que llegó al primer lugar. También participamos de ATD (Argentina Throwdown), que es una competencia más nueva, y también salió primera", dijo.

Si bien Antonella compite en la categoría teens, cuando cumpla 18 años deberá participar en las categorías libres, donde se enfrentará a mujeres de todas las edades, algunas con una enorme trayectoria en la disciplina. "Las atletas de élite son mayores, en el medio quedó como una brecha, y llama la atención ver a una chica tan chica entre todas ellas", dijo Mariano sobre un punto que motivó a más sponsors a apostar por ella.

Si bien en cada competencia la siguen los fotógrafos y hasta se ganó un pequeño club de fans en el ambiente del crossfit, Anto se ruboriza con cada halago y mantiene la voz suave de siempre. "Cuando fuimos a competir a Buenos Aires, después de cada entrenamiento, se ponía a hacer la tarea de la escuela", explicó su entrenador.

antonella sanchez crossfit (1).jpg

Así, no deja que los laureles le nublen el objetivo. Entrena con la misma humildad de un principiante y hace caso a su nutricionista que, en lugar de dietas, le propone sumar hábitos saludables. "Cuando comés mejor, te sentís mejor, entonces no me cuesta", dijo sobre Irene Carreras, su nutricionista deportiva, que la acompañó en cada desafío vinculado al crossfit. Y aclaró que sus amigos y familia también la apoyan en sus metas y son comprensivos cada vez que renuncia a los encuentros para entrenar.

Una rutina exigente

En verano, como está de vacaciones de la escuela, la adolescente tiene más tiempo para entrenar. "Me levanto, desayuno, entreno unas dos horas en el box a la mañana y ya me queda toda la tarde libre", contó. Su rutina incluye cinco entrenamientos semanales, con un día de descanso total y otro de descanso activo, cuando sale a correr o aprovecha a hacer actividades acuáticas por la temporada de verano.

En marzo, cuando empiece quinto año del secundario, deberá ingeniárselas para entrenar y cumplir con su plan de alimentación en medio de las clases teóricas, que hace en horario nocturno, los talleres y el resto de las tareas escolares.

"Me quedan dos años de escuela y estoy haciendo la orientación en programación. A futuro me gustaría dedicarme a algo vinculado con la actividad física pero también me atrae mucho el mundo de las compus", señaló sobre sus gustos, también como polos opuestos, que mezclan el ejercicio intenso con las horas estáticas frente a una pantalla.

El sueño del mundial

"Yo tengo una visión en grande", dijo la atleta con timidez. Su sueño más terrenal era llegar a la cima del Southfit, que es la competencia faro en América Latina. Ahora, sueña con los Crossfit Games, que son el mundial para los aficionados a este deporte. "Mariano me tiene toda la fe y eso siempre me da más confianza en mí", dijo sobre la posibilidad concreta de llegar a esta competencia.

antonella sanchez 4.jpg

Su entrenador aseguró que tiene todas las condiciones, por lo que ya comienza a planificar un entrenamiento a largo plazo para cosechar ese triunfo. "A los Games llega sólo el 1% de todos los atletas de crossfit, y en la última prueba, ella calificó en el puesto 36 de 1500 mujeres deportistas a nivel mundial", explicó.

Más allá de las exigencias de los torneos, él se ocupa de respetar siempre su voluntad y acompañar su intención de hacer una práctica que sea lo menos monótona posible. "Hace poco la invitaron a un evento de levantamiento olímpico y tuvo números impresionantes, pero ella prefiere el crossfit porque le resulta más divertido", aclaró.

Ya con un sponsor de ropa deportiva, la adolescente se mueve con soltura dentro del box. Se llena las manos de talco para desafiar la gravedad en las anillas, y camina sobre sus manos a toda velocidad. Levanta las pesas enormes que le atemorizaban hace sólo un puñado de años y así, con la mirada dulce de siempre, invita a más personas a sumarse a la disciplina.

"A todos le digo que se animen, sobre todo por el ambiente que se genera dentro del box", dijo sobre ese cable a tierra que encontró en el gimnasio, donde los deportistas más novatos y hasta los de mucha experiencia la observan como un modelo a seguir.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario