Neuquinos ya se resignan a los aumentos de la luz

Causó malestar el anuncio de la suba del 13% con la boleta de agosto.

Sofía Sandoval

ssandoval@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- El anuncio de un nuevo aumento en las tarifas de energía eléctrica fue recibido por los usuarios con una mezcla de desconocimiento y resignación. Si bien la mayoría ignoraba que los precios subirían en agosto, no se mostraron sorprendidos por un nuevo incremento y consideraron que, de todas formas, tendrán que pagar.

El contexto de inflación generalizada parece tener acostumbrados a los usuarios de energía, que ayer esperaban en las oficinas de CALF para pagar sus facturas. Aunque se mostraron resignados ante la imposibilidad de evitar estos nuevos aumentos, muchos consideraron el nuevo incremento como un fuerte golpe a sus bolsillos.

El aumento ronda un promedio del 13 por ciento y fue aprobado por la Municipalidad a través de un decreto y a partir de un pedido de la cooperativa eléctrica, que tuvo que afrontar un incremento salarial de sus trabajadores desde febrero. Según establece el contrato entre la prestataria y la comuna, cuando los salarios tienen una suba superior al 5 por ciento, se puede aplicar esta cláusula gatillo.

“No nos beneficia porque todo sube. Dicen que va a haber un plan de pago pero no nos sirve porque, aunque sea en cuotas, lo tenés que pagar”. Betty

“Ahora aumenta la luz y el mes pasado me aumentó un 100% la factura del celular. Pagar las cuentas se hace muy difícil, ahorrar es imposible”. Lorena

“Me parece terrible, no hay sueldo que alcance. Trato de no gastar demasiado. Antes dejaba una luz prendida cuando salía, pero ahora apago todo”.Marina

“No estaba enterada, pero no me voy a poner a protestar; pagar, hay que pagar igual”, señaló Beatriz, una de las usuarias que abonaba su boleta en las oficinas de la calle Mitre. Aclaró que el incremento no se siente tanto ya que, si bien los dos aumentos suman un gran porcentaje, no impactan demasiado en su factura porque vive sola.

“A mí me mata porque tengo una fábrica de hielo y me vinieron 44 mil pesos de luz”, expresó otra mujer. A pesar de que la demanda de su producto baja mucho en invierno y apenas prendió una sola máquina de las tres que tiene la empresa, los incrementos la obligaron a reducir gastos y despedir personal. “Vengo a pedir una refinanciación porque no lo puedo pagar y sin luz no puedo trabajar”, se quejó.

Para José, el precio con aumento no es tan alto si paga un buen servicio y él, que vive en Villa Farrel, nunca ha tenido problemas con el suministro. “Vivo solo y no estoy demasiado en casa, pero me imagino que a las familias grandes les debe afectar mucho porque es un servicio indispensable”, opinó.

Muchos de los clientes consultados aún esperan un aumento de sueldo para enfrentar el segundo semestre del año, en un contexto donde los gastos de alimentación y servicios representan un porcentaje cada vez mayor de sus ingresos. El único alivio que vivieron, con la suspensión momentánea de las subas del gas, no durará demasiado. “Van a llegar todos los aumentos juntos; a fin de año va a ser terrible”, confió otra usuaria.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído