Optimismo. La Provincia mantiene las fichas en Vaca Muerta

Expectativas. El Gobierno espera para 2016 un piso de inversiones petroleras de u$s 5 mil millones. Ya hay 11 concesiones no convencionales.

Por Cristian Navazo

Pese al escenario internacional desfavorable para la industria petrolera, el Gobierno de la provincia estima que en 2016 se mantendrá la actividad en Vaca Muerta, a raíz de los compromisos asumidos por las empresas en los 11 proyectos no convencionales que hay en marcha.

Durante 2015 se aprobaron 8 de esas 11 concesiones, que representan apenas el 8,6 por ciento de la superficie de Vaca Muerta. De esta forma, se espera que el gobernador Omar Gutiérrez transite su primer año de mandato con un nivel de inversiones similar al de 2015, que cerrará en torno a los 5 mil millones de dólares.

"A partir de 2013, con la ley que aprobó el acuerdo de YPF con la Provincia para el desarrollo de Loma Campana, se presentaron más proyectos no convencionales y el despegue se dio con la ley 27.007 que tipificó la concesión no convencional de hidrocarburos y la exploración", explicó el subsecretario de Hidrocarburos, Gabriel López, a Economía y Petróleo.

Los 11 proyectos aprobados tienen compromisos de inversión por 4 mil millones de dólares durante las etapas de piloto exploratorio, que prevé un plazo máximo de cinco años. En total, se deberán realizar 284 pozos. "Eso es inversión que sí o sí se tiene que hacer", indicó López al fundamentar por qué el Gobierno espera que el año próximo se mantenga el nivel de desembolsos de las petroleras.
Mientras que para la etapa de desarrollo, las 11 concesiones prevén la perforación de 7500 pozos, es decir, casi la misma cantidad de pozos productivos que hay hoy en la provincia, por un monto de 100 mil millones de dólares a lo largo de 35 años.

Además se estima que, a largo plazo, esos proyectos aportarán 27,5 veces la producción actual de Neuquén. Según López, la clave pasará por acortar la curva de aprendizaje: "En Vaca Muerta los pozos siempre han sido buenos, lo que hay que ajustar es la productividad, es decir, cuánta rentabilidad le puedo obtener al pozo. Lo que hay que hacer es trabajar en una escala mayor a la de un piloto, con mejores procesos y menores costos. Todavía estamos por descifrar muchas variables".

En 2016 las operadoras deben realizar unos 300 pozos en vaca muerta, por 3600 millones de dólares.

Pese a que son tiempos turbulentos para la industria petrolera mundial (se estima que el barril recién repuntará hasta los 80 dólares en 2020), el funcionario provincial cree que la actividad de perforación en Neuquén es promisoria. "Que la tendencia disminuya es muy poco probable, es de esperar que tenga una curva de incremento, con lo cual en cinco años podemos estar hablando de 500 pozos no convencionales anuales", aseguró, a la vez que no descartó pujas entre los diversos sectores (operadoras, empresas de servicios, proveedores y gremios) por la rentabilidad del negocio.

Para 2016 se espera que se perforen 66 pozos en los pilotos no convencionales, 198 pozos en el desarrollo de Loma Campana y 30 pozos en El Orejano, el proyecto de shale gas de YPF con Dow, que ya entró en su segunda etapa. Es decir, que en total se deberían realizar unas 294 perforaciones de este tipo, una cifra similar a la de este año y a la de 2014.

Según los compromisos asumidos ante la Provincia, YPF y Chevron seguirán liderando con claridad las inversiones en Vaca Muerta, con unos 2168 millones de dólares. En El Orejano la compañía nacional y la petroquímica norteamericana tienen que desembolsar 500 millones de dólares. Mientras que el resto de los proyectos piloto concentrarán unos 988 millones de dólares el año próximo.
Es decir, que con 3656 millones de dólares, Vaca Muerta concentrará el 70 por ciento de los desembolsos. Unos 1500 millones se destinarán a los yacimientos tradicionales.

López comentó que para tener mayores precisiones, la Provincia concretará reuniones con las operadoras en marzo "porque los planes de las empresas ya están aprobados por los directorios y no están sujetos a revisiones".

"Muchos vaticinan que la actividad en 2016 va a ser inferior, pero hay compromisos que asumieron las empresas con los proyectos que hemos aprobado que las obliga a hacer las inversiones comprometidas", señaló el subsecretario de Hidrocarburos.

El mayor interrogante es qué hará YPF bajo el ala del gobierno de Mauricio Macri. La petrolera nacional fue el gran sostén del crecimiento de las inversiones desde que se renacionalizó el 51% de las acciones, por lo cual el futuro inmediato de la provincia estará marcado por sus planes.

"YPF es la empresa que inició el descubrimiento y el desarrollo del shale, y la que maneja la mayor cantidad de inversiones. Está en un proceso de organización con el nuevo gobierno y estableciendo su nueva política", comentó López.

El funcionario también consideró que ante la baja del barril de petróleo, se abre una oportunidad para el desarrollo gasífero en Neuquén.

"Vaca Muerta tiene para dar más en gas que en petróleo. Los resultados orientan a pensar que la zona de gas asociado y la de gas seco son muy importantes. Y, en una coyuntura donde se necesita gas para sustituir importaciones y disminuir los costos del valor del gas y con una evaluación de un precio favorable, están dadas las condiciones para su desarrollo más que para el petróleo, que tiene una cotización internacional que condiciona las inversiones y el manejo del producto en forma interna.

Cuando se terminen definir los precios internos, se podrá decir con mayor certeza qué producto será más favorable, pero creo que el 2016 tiene que ser un año de producción de gas básicamente", consideró.

De cara a 2016, la Provincia espera que haya pedidos de nuevas concesiones no convencionales en Aguada Pichana (Total), La Ribera I y II (YPF-GyP), Rincón de la Ceniza-La Escalonada (Total), Río Neuquén (Petrobras) y Loma Amarilla (YPF).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído