El clima en Neuquén

icon
Temp
84% Hum
La Mañana mujer

Otra mujer policía denuncia falsas acusaciones y desamparo dentro de la fuerza

A pesar del trabajo y el esfuerzo hecho para proteger a las mujeres policías, los relatos de persecución se siguen repitiendo. Una oficial principal fue asistida por Atención a la Víctima.

Una oficial principal denunció, en el marco de la Ley 2785 y por recomendación de la oficina de Atención a la Víctima de Zapala, ser víctima de persecución y hostigamiento. Su salud se vio afectada y teme por su carrera. Cuando pide explicaciones, la trasladan a otra localidad.

La madrugada del sábado 11 de junio, una oficial principal que presta servicio en Aluminé se descompensó y la trasladaron al hospital. Tenía un cuadro de estrés severo. Un compañero en secreto avisó de la situación a Atención a la Víctima de Zapala, hasta donde fue la mujer y tras contar la pesadilla que venía viviendo desde hace cuatro años le recomendaron radicar la denuncia en el marco de la Ley 2785 por violencia de género.

Te puede interesar...

Todo comenzó en 2018 cuando ella cortó la relación con su pareja, un policía, y comenzó a salir con otro. Los hombres se agarraron a trompadas, en una disputa de machos que creen que la mujer les pertenece. Esta situación, le costó una sanción a ella.

Parece que algunos muchachos que portan uniforme no han entendido nada de lo que ocurre en el mundo. Dentro de la Policía hubo, allá por 2014 jefes que cruzaron armas por encontrarse en sábanas ajenas y no hubo sanciones, sino un secreto a voces.

“Fui a ver a una fiscal, llamé a distintos abogados, me comuniqué con el 148, desde donde llamaron a la Jefatura. Lo único que recibí fueron sanciones”, contó la mujer en una entrevista a LMNeuquén. Es que, buscar asistencia fuera de la fuerza significó una “falta a la ética y moral” por lo que le dieron 12 días de sanción y eso le impidió ascender.

Es decir, recurrir a los distintos organismos de los cuales dispone el Estado ante la violencia de género se contrapone con los reglamentos internos. Para entender, un reglamento interno no puede tener carácter más abarcador que una ley provincial o nacional. Urge que esto sea revisado internamente por la Policía y contemplado por los actores que trabajan con víctimas de violencia.

Lo cierto es que la mujer policía, con la ayuda de concejales de Zapala logró hablar con la ministra de Seguridad Vanina Merlo, en ese entonces, y así tuvo una reunión con el jefe de la Policía. El resultado: “Me cambiaron de destino y me enviaron a Aluminé. Por resolución me dieron una casa institucional para mí y mis tres hijos, pero luego vino un nuevo jefe de comisaría y me sacó la casa y me mandó a otra que no tenía ni cocina, ni calefón, ni calefactores".

Sus reclamos la pusieron en un lugar incómodo porque dentro de “la familia policial”. Ella resultaba conflictiva. Reclamar derechos, condiciones dignas sin que afecten la carrera, dentro de la Policía es algo muy alocado.

Finalmente, en vez de brindarle una solución le ofrecieron otro destino, Villa Pehuenia. En ese punto, su ser se dinamitó por dentro y terminó en el hospital.

Tras ser asistida en Atención a la Víctima de Zapala y radicar la denuncia recomendada se enteró que todavía el gabinete psicosocial de la Policía no ha reglamentado la licencia por violencia de género pese a que desde 2018 se viene visibilizando el horror que viven las mujeres dentro de la institución

“Yo quiero una solución y no que me pasan de un lado a otro por no darme una respuesta. Llevo años dentro de la policía y lo único que quiero es que me respeten”, concluyó la oficial principal.

148.jpg

Una historia difícil de cambiar

Cabe recordar que la institución policial ha registrado maltrato y discriminación hacia las mujeres que la integran desde siempre, pero la visibilización de lo que sufrían arrancó por una investigación de este medio allá por 2016 cuando ninguna quería hablar y les costaba confiar por el temor a represalias puertas adentro de la fuerza.

En 2017, el avasallamiento a las mujeres policías por parte del jefe de ese entonces, Rubén Tissier, se hizo sentir. A muchas de las que estaban en cargos se les impuso un hombre por encima y las pocas que estaban en condición de ascenso fueron “planchadas”, como se dice en la jerga cuando se anula la posibilidad de crecimiento.

“En 2018, LMN nos dio las garantías y el compromiso necesario como para que se contara lo que vivían las mujeres en la Policía”, destacó la licenciada Alejandra Ortíz, quien integra la Red.

Ese año, para el día internacional de la Mujer, 8 de marzo, se publicó el primer informe describiendo la pesadilla en la que estaban sumergidas aquellas que eligieron la Policía para brindar un servicio.

En ese escenario se imponía la verticalidad y los reglamentos antidemocráticos. Por su parte, la letra de la ley de violencia contra las mujeres contemplaba tanto las instituciones públicas como privadas y todos los tipos de violencia. Nada indicaba que las mujeres que fueran integrantes de la Policía estaban exceptuadas, pero la realidad así lo marcaba.

A partir de esa primera publicación, varias mujeres policías se abrieron y contaron sus historias que eran de acoso, abuso y persecución dentro de la “familia policial”. El efecto de sus relatos fue contundente y tocó fibras íntimas de algunas organizaciones feministas que no solo se solidarizaron, sino que sirvieron de impulso para que hoy la Red de Mujeres Policías esté articulada con profesionales de distintos sectores de la salud, abogados y otras disciplinas.

Compromiso de la fiscalía

Junto con las últimas denuncias de acoso, la Red de Mujeres Policías mantuvo a principios de mes una reunión con el titular del Ministerio Público Fiscal José Gerez, que se comprometió a trabajar en conjunto para reducir a la mínima expresión estos casos que se siguen sucediendo en la Policía. Gerez convocó a dos áreas claves como son Género y Homicidios para articular un abordaje integral de la problemática

Desde la Red publicaron en su Facebook: “nos fortalecieron para que nuestras esperanzas continúen fuertes. Vamos por el cambio de paradigma. No todo está perdido”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario