Pagarán menos tasas los que recarguen la SUBE

Se trata de un plan para que más comercios puedan vender crédito a los usuarios del transporte público.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Oficialmente, la ciudad tiene casi 140 puntos de recarga de la tarjeta SUBE, aunque la mayoría está en el centro. Hay muy pocos en los barrios alejados. Además, son constantes las quejas por falta de crédito o el cobro de un plus. Ante este panorama, los concejales avanzaron con un proyecto, que está a un paso de convertirse en ordenanza, para perdonarle tasas municipales a los kiosqueros cumplidores. En paralelo, el Municipio está negociando un contrato especial para la zona periférica.

El descuento de tasas comerciales a los que carguen la SUBE fue una iniciativa del concejal Sebastián Gamarra, de Propuesta Ciudadana. En la última reunión de Servicios Públicos, el proyecto logró un despacho mayoritario y ahora debe votarse en sesión.

El perdón fiscal previsto asciende a 2400 pesos anuales si los kiosqueros facturan hasta 60 mil pesos al mes por la SUBE. Si superan ese monto, el beneficio sería de 3240 pesos por año. Gamarra explicó que esos descuentos “implicarán virtualmente dejar de pagar la licencia comercial en negocios pequeños”.

Aclaró que para acceder al beneficio, los kiosqueros deberán firmar un convenio con el Ejecutivo en el que se comprometan a trabajar con la SUBE por dos años, con un mínimo de 300 transacciones mensuales y un piso de 30 mil pesos al mes.

“El beneficio es un crédito fiscal, por eso la propuesta es modificar un artículo de la ordenanza tarifaria”, señaló. Agregó que “el despacho fue probado por casi todos, faltó Nuevo Compromiso Neuquino nada más, así que es muy probable que salga la ordenanza”.

Mientras avanza este perdón fiscal a los cumplidores, el Municipio empezó una negociación con Electropago, la empresa responsable de la red de recarga, para conseguir condiciones especiales para los kiosqueros de barrios alejados.

Diego Quintana, coordinador municipal de la SUBE, señaló que el incentivo fiscal “es bienvenido si sirve, pero en la periferia lo que complica más es tener que ir a un banco céntrico a hacer el depósito o no tener crédito para recargar”.

Agregó que, por eso, están negociando un contrato especial con Electropago para “agregar 50 puntos en la periferia, donde la empresa se encargaría de ir a cobrarles y dejarles crédito, a cambio de una contraprestación que pueda pagar la Municipalidad”.

Aclaró que la iniciativa de los concejales “no deja de ser interesante” y que ambas propuestas apuntan a lo mismo: que el usuario no tenga que caminar cuadras y cuadras para cargar su tarjeta.

Quintana informó que se lograron “cerca de 140 puntos de carga de la SUBE, aunque muchos están atomizados en el centro”. Señaló que otro problema son los kiosqueros que cobran un plus para vender saldo. Subrayó que la SUBE “ya tiene más bocas de recarga que la Monedero y también más usuarios”, aunque confió que habrá que seguir trabajando para mejorar el sistema.

CIFRA
1% es la comisión de kioscos por el saldo de la SUBE.
Para muchos comerciantes, ese margen es poco rentable y por eso no quieren sumarse a la red de carga. Otros lo solucionan cobrando un peso extra, pese a que está prohibido.

Déficit
Kiosqueros piden máquinas pero no se las entregan

El edil Sebastián Gamarra (Propuesta Ciudadana) informó que, mientras muchos usuarios dan vueltas para recargar la SUBE, en el Concejo reciben numerosas quejas de kiosqueros que quieren sumarse a la red pero no les llevan las máquinas.

“Estamos recibiendo muchos reclamos de comerciantes que han solicitado el servicio y la empresa prestataria viene muy demorada; hay gente que lo pidió hace tres o cuatro meses y todavía no fueron a instalarles el sistema”, comentó.

El funcionario municipal a cargo de la SUBE, Diego Quintana, explicó que eso puede pasar si los comerciantes no cumplen con los requisitos para integrarse a la red de recargas. Dijo que, entre otras cosas, se evalúa que no haya otros locales cercanos que ya vendan saldo y que el domicilio pueda ser georreferenciado.

Contó que, “con la SUBE se hace una evaluación del punto de venta y uno de los parámetros es la ubicación, o sea, si hay más puntos habilitados en el mismo sector”. Añadió que esa exigencia se debe a que “si la persona hace muy pocas operaciones no sirve, porque los aparatos y el sistema son costosos; entonces, si no genera utilidad, esto es un negocio, cada parte trata de magnificar su beneficio”.

Indicó que otro problema “en Cuenca 16 y toda la zona de Valentina Norte es que solamente hay puntos de venta en los corredores centrales”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído