Perro le disparó al dueño

Por el insólito accidente, el hombre resultó herido en una pierna.

estados unidos

Las armas las carga el Diablo y las descarga... el mejor amigo del hombre. Al menos eso es lo que ocurrió en un insólito incidente doméstico que, de milagro, no terminó en tragedia. Un hombre resultó herido tras recibir por accidente un disparo de su perro, cuando el arma que llevaba en la cintura se activó mientras jugaban en su casa en el estado de Iowa, en el norte de Estados Unidos, informaron los medios locales.

Richard Remme, de 51 años, estaba incentivando a su perro Balew -un cruce entre las razas pitbull y labrador- a que saltara sobre su regazo mientras estaba recostado en su sillón en su casa en la ciudad de Fort Dodge. Remme llevaba en la cintura una pistola 9 mm de uso personal. El hombre explicó que su mascota logró, de algún modo, desactivar los dos dispositivos de seguridad del arma, que se disparó. La bala se alojó en su pierna.

Te puede interesar...

“Aparentemente él (por el perro) desactivó el seguro una vez” y cuando volvió a ponerse sobre sus patas, “uno de sus dedos entró en el gatillo”, contó Remme al diario The Messenger después de ser dado de alta del hospital. “Por suerte no hubo un daño mayor”, afirmó. El hombre llamó enseguida al 911 y dijo al operador de emergencia: “Mi perro me disparó”. Del otro lado se sorprendieron por el mensaje, por supuesto. “Nunca había escuchado algo así”, dijo el jefe de policía de la ciudad, Roger Porter, al The Messenger.

“Sólo en Estados Unidos puedes ser disparado por tu perro”, dijo Shannon Watts, fundadora de Moms Demand Action for Gun Sense in America, un movimiento que promueve más controles a las armas en el país tras una serie de tiroteos en escuelas.

Por si alguien esperaba otra cosa, y en cierto punto como correspondía, el perro quedó libre y volvió con su dueño. De todos modos, las autoridades no desconocen que pudo tratarse de una tragedia. En principio, el propio dueño del animal podría haber sido herido de muerte en ese insólito incidente. Y que eso no haya ocurrido es consecuencia de un milagro. También terminó siendo un guiño del destino que en la casa no hubiera nadie más en ese momento. Incluso, también fue obra de la casualidad que el disparo no saliera de la casa y se convirtiera en una bala perdida.

Compró un perrito y le dieron un zorro

Una joven china pagó 200 dólares por un perrito que creía el animal de sus sueños. Blanco, peludo, precioso. El problema vino cuando creció. La mujer creyó que se trataba de un cachorrito de raza spitz japonés pero con el paso del tiempo comenzó a notar actitudes extrañas. Lo que más le llamó la atención era que el perro no ladraba nunca. Tampoco quería comer la comida balanceada que le daban y sentía una especial atracción por las frutas y el pollo. Un día lo llevó a la veterinaria y, para asombro de todos, se enteró de que lo que había comprado no era un perro, sino un zorro.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído