Petróleo. Aranguren mantiene el modelo K

Se reedita el acuerdo que conserva el crudo por encima del precio internacional. El barril local baja en billetes verdes pero sube en pesos: se fija en 67,5 dólares. A partir de hoy rige una suba del 6% en los combustibles. Habrá menos control a las empresas.

Diez dólares menos cotizará el barril de petróleo neuquino este año, aunque los ingresos en pesos de las empresas y las regalías que recibe la Provincia estarán compensados por la devaluación de alrededor del 35 por ciento que definió el gobierno de Mauricio Macri en diciembre. El ministro de Energía, Juan José Aranguren, anunció a las empresas productoras que a partir de ahora el crudo de calidad Medanito se pagará 67,50 dólares, mientras que el Escalante de Chubut se liquidará a 54,90 dólares.

El valor fue definido por el gobierno nacional tras mantener varias reuniones con las petroleras, gremialistas y representantes de las provincias. El nuevo precio irá acompañado de un incremento en los surtidores, del 6%, que regirá a partir de hoy. En marzo habrá otra suba para redondear una suba del 20% durante todo 2016.

Es decir que ahora las petroleras que operan en Neuquén recibirán 931 pesos por barril, cuando percibieron 739 pesos durante 2015. Con esos números, la Provincia espera que este año se mantenga la actividad.

El barril de crudo interno se mantendrá alto para sostener la actividad.

Según informó El Inversor online, otras de las cuestiones anunciadas por Aranguren fue la eliminación de los derechos a la exportación de petróleo, cuya alícuota había quedado en apenas el 1% a principios de 2015. Tampoco se mantendrá el subsidio de tres dólares por barril adicional de producción establecido por el gobierno anterior durante el año pasado.

A cambio de los beneficios de mantener el barril interno unos 30 dólares por encima del internacional, las operadoras se comprometieron a mantener las inversiones a los mismos niveles que en 2015, que tendrán menos controles (ver recuadro).

A grandes rasgos, el acuerdo que configuró Aranguren con el sector petrolero es similar al que diseñó durante el año pasado el gobierno kirchnerista, administración con la que confrontó durante su presidencia en Shell. La idea es sostener el nivel de empleo y evitar frentes de conflictos, cuando el precio del barril a nivel internacional se mantendrá deprimido durante todo 2016.

Habrá más subas en el precio de las naftas en el transcurso del año.

El gobierno de Mauricio Macri está dispuesto a sustentar el barril criollo hasta que los precios externos se recuperen y alcancen a los locales, cuando se librará el mercado para que productores y refinadores negocien los precios en el mercado interno.

En resumidas cuentas, se aplicará el laissez faire, laissez passer sólo cuando el negocio sea conveniente para las petroleras. Mientras tanto, intervendrá la mano visible del Estado para garantizar el negocio.

La semana pasada hubo contactos informales de Aranguren y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con gremialistas de peso, como el secretario general del Sindicato de Petroleros Privados del Chubut, Jorge Ávila, y el líder del sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, para conocer sus posturas.

La cartera de Aranguren prevé que la suba del 6% en los surtidores estará amortiguada, en parte, por la restitución del descuento del 5% en el IVA para la compra de naftas y gasoil con tarjeta de débito que anunció la semana pasada Alfonso Prat-Gay.

Otras de las definiciones del ministro de Energía es continuar con la habilitación a comprar crudo del exterior para cubrir las necesidades de las refinerías locales, aunque se indicó que no permitirá que se perjudique la venta de la producción argentina.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído