Prometen un servicio de taxis más ágil a fin de año

Ana Laura Calducci

calduccia@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Se terminan las esperas de más de media hora para conseguir un taxi. Desde hace unas semanas, el Municipio puede ver en una pantalla cómo trabajan los 1300 coches habilitados en la ciudad. Con esos datos, están armando un mapa de las zonas y los horarios sin cobertura. El monitoreo comprobó que algunos móviles sólo están disponibles en horas pico. Para fin de año habrá mejoras, prometieron.

El último plazo para que los taxistas instalen el GPS venció el 31 de mayo pasado. Quedaron desde entonces algunas unidades con problemas técnicos, pero de a poco fueron colocando los equipos. Con ese paso resuelto, en las últimas semanas, la subsecretaría municipal de Transporte y Tránsito empezó a monitorear en tiempo real cómo funciona el servicio.

En una oficina de la terminal de ómnibus, pueden ver en una pantalla por dónde circulan cada uno de los 700 taxis y 600 remises de la ciudad. El sistema indica si están libres, con pasaje o fuera de servicio. Esos datos se están volcando en un mapa para definir los barrios, días y horarios con demanda insatisfecha.

Control: A través del monitoreo descubrieron taxistas que trabajan sólo en horarios pico.

El titular del área, Fernando Palladino, contó que hoy el 95 por ciento de los móviles son monitoreados, lo que permite comprobar dónde hay más demanda y si son ciertas las quejas de que faltan taxis en días lluviosos o feriados. Resaltó que con el GPS no hay trampas: si alguien apaga el equipo más de 24 horas, el sistema avisa.

Los primeros resultados ya arrojaron datos llamativos. “Estamos armando el mapa y lo que estamos controlando ahora es la cantidad de horas que trabaja cada vehículo, porque hemos detectado taxis que trabajan en determinados horarios y en otros no”, precisó Palladino.

Dijo que descubrieron taxistas “que trabajan únicamente en los horarios pico, cuando hay mayor demanda, y cuando no es tan alta, se empiezan a retirar algunos vehículos”. Aclaró que los que se van a la casa cuando deberían estar de servicio son los menos: “Pero esto nos sirve para tomar decisiones junto con la Asociación de Propietarios y mejorarlo”.

Otra función del Centro de Monitoreo es dar seguridad a los choferes a través de un botón de alarma que tiene cada GPS. Hasta ahora, actuaron en tres delitos, con un 98 por ciento de alertas falsas.

Palladino comentó que les falta acelerar la respuesta. “No es lo mismo que monitoreemos nosotros o que lo haga la Policía, porque tener un intermediario es tiempo que se pierde, así que tenemos expectativas en que la Policía en algún momento se sume y podamos trabajar en conjunto, como estamos haciendo en seguridad vial”, explicó.

Remarcó que el nuevo monitoreo es posible gracias a la colaboración de los propios taxistas, y afirmó que los vecinos notarán cambios en el servicio “antes de fin de año”.

Como dice la canción, ya no es culpa de la noche ni de la lluvia… no hay excusas. La meta es que siempre haya un auto amarillo cerca.

Una batalla de cuatro años

El Municipio estuvo cuatro años batallando con los taxistas para poner en marcha el sistema de monitoreo satelital. La medida se aprobó por ordenanza en agosto de 2012 y desde entonces, los plazos se postergaron una y otra vez. Sin embargo, la espera sirvió: hoy las discusiones quedaron en el pasado y el mecanismo empieza a mostrar sus primeros resultados.

El principal cuestionamiento de los propietarios de taxis hacia el GPS era que no iba a ser efectivo para la prevención del delito. Otra crítica era que se exigiera a los dueños de los coches que pagaran por los equipos.

En octubre de 2014, en medio de los tironeos, la comuna licitó el sistema de monitoreo y contrató a la empresa Hiram. Unos meses después, les dieron un ultimátum a los taxistas: el que no tenía GPS para el 31 de diciembre de 2015 se quedaba sin licencia. Hubo resistencia y hasta se anunció un paro, pero la mayoría optó por cumplir con la exigencia.

En enero, como quedaban algunos rezagados sin turno para instalar el equipo, el Municipio otorgó cinco meses más. Fue la última prórroga. En mayo, de a poco, comenzaron los monitoreos de prueba y ahora ya trabajan en forma global las 24 horas del día.

Devolvieron una cartera

Aunque no era el objetivo, el Centro de Monitoreo ya sirvió para recuperar la cartera de una pasajera que había quedado olvidada en el asiento.

El subsecretario de Transporte, Fernando Palladino, relató que, el miércoles “un taxi se fue con la cartera de una señora”. “Detectamos dónde estaba, mandamos un vehículo nuestro y se la devolvieron”, contó.

Aclaró que el seguimiento en la pantalla permite este tipo de acciones, aunque se trata “de casos puntuales”.

Por otra parte, Palladino explicó que el control es “global” y recién se enfocan en un solo vehículo “cuando detectan una cuestión particular”. Además, precisó, se puede dar respuesta a la falta de taxis en un barrio determinado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído