Protesta contra Quiroga: la Justicia llamó a mediación

Las trabajadoras encadenadas dentro de la Muni dejaron el edificio.

NEUQUÉN

La Justicia llamó a una mediación para intentar resolver el conflicto entre un grupo de trabajadoras municipales cesadas en sus tareas y el gobierno comunal. La convocatoria provocó que las mujeres que estuvieron encadenadas desde el martes en el interior del palacio municipal desalojaran el lugar ayer al atardecer, mientras otro grupo de trabajadoras decidió continuar con la protesta en el exterior del edificio, a fin de asegurarse un buen andar de la convocatoria judicial. Las mujeres pasaron otra noche encadenadas en la entrada del edificio municipal.

Las 13 que se encadenaron, ocho dentro del municipio y el resto en la puerta, piden ser reincorporadas a sus tareas en el municipio, en las que fueron cesadas hace cuatro meses. La Municipalidad permaneció cerrada desde la mañana del martes. Algunas madres pasaron la noche con sus hijos chicos sin agua ni comida (ver aparte).

“No podemos dejar de ver que hay un uso político. No hay dudas de que el clima electoral genera animosidad con las distintas especulaciones que se puedan hacer”. Horacio Quiroga Intendente de la Ciudad

Las manifestantes indicaron que son parte de las 33 contratadas despedidas en junio de este año y en un momento de la protesta amenazaron con quemarse a lo bonzo. Para certificar la amenaza, mostraron bidones que contendrían combustible.

El intendente Horacio Quiroga desalojó a los empleados y suspendió todas las actividades de la Municipalidad. Luego, denunció la situación en la Justicia. Como había dos niños de seis meses y un año que quedaron en el interior, pidió la intervención del juez de Familia, José Noacco.

Por el caso del encadenamiento, intervino la fiscal Paula González y la mediadora del Ministerio Público Fiscal Cecilia Basterrechea. La convocatoria, para hoy a las 8:30, en principio está destinada al fracaso, porque no concurrirá ningún representante del gobierno municipal. “Solamente se nos informó que las personas que ocupaban la planta baja del municipio se habían retirado”, dijo anoche una fuente de la administración de Horacio “Pechi” Quiroga cuando este diario consultó si había recibido el gobierno comunal la citación judicial a la mediación.

“Estas empleadas trabajaron en campaña para Quiroga, le juntaron votos y cuando se negaron a seguir las echaron. Ahora el intendente no puede tirar la pelota para afuera”. Santiago Baudino Titular de Sitramune

Ayer a la mañana, Quiroga convocó a una conferencia de prensa junto a sus secretarios de Gobierno, Marcelo Bermúdez, y de Economía, José Luis Artaza. Aseguró que no negociará con las mujeres porque “están exigiendo derechos que no tienen” y denunció “un uso político” del conflicto. Recordó que el reclamo lleva cuatro meses y la decisión drástica se tomó a pocos días de las elecciones, alentada por “sectores opositores”. Evitó precisar qué fuerza política en particular fue la responsable de la agitación del reclamo, que denunció.

“Apelamos a la responsabilidad de los partidos y sindicatos que, en el afán de sacar algún rédito, ponen en riesgo la vida de menores”, acotó Bermúdez y enfatizó que vio en la protesta “a candidatos a concejales y a diputados nacionales”.

Por la tarde, concejales del MPN, el Frente Neuquino y Libres del Sur presentaron un proyecto de comunicación, en el que critican al intendente por “la falta de diálogo” que terminó con esta medida extrema de las ex empleadas.

“La fiscal fijó una mediación entre las trabajadoras y la Municipalidad. Participarán el obispo, el defensor del Pueblo, Sitramune y yo, como representante legal”. Gisella Moreira Abogada de las manifestantes

Sitramune salió a despegarse de la toma del edificio

NEUQUÉN

El secretario general del sindicato de municipales (Sitramune), Santiago Baudino, aclaró ayer que no avala el riesgoso método de protesta de las mujeres despedidas y contó que se enteró de la situación “por los medios”. Agregó que, pese a eso, van a acompañar a las manifestantes, como vienen haciendo desde hace cuatro meses.

“Tuvimos una reunión el lunes con las compañeras y les dijimos que nos íbamos a correr de la discusión porque creíamos que éramos el problema, ellas se juntaron y tomaron esta decisión y nosotros nos enteramos por los medios”, relató. Remarcó que el sindicato “no avala el riesgo en que se ponen ellas y sus hijos”, pero igual decidieron acompañarlas “porque están en la calle y no las vamos a dejar tiradas”. Por la mañana, un grupo de municipales cortó la calle Roca en solidaridad con las despedidas.

Baudino repudió “la insensibilidad del intendente” y le pidió “que por lo menos se siente a hablar con ellas, después verá si les devuelve el trabajo o no. Estamos hablando de seres humanos con sus vidas en peligro. Ellas trabajaron en campaña para él, le juntaron votos y, cuando se negaron, las echaron. El intendente no puede tirar la pelota para afuera”.

Las manifestantes soportaron las peores condiciones

NEUQUÉN

Las 13 mujeres que se encadenaron en el Municipio estuvieron en condiciones preocupantes. No dispusieron de calefacción ni baños, y las que permanecieron en el interior no recibieron ni agua ni alimentos. Pese a eso, Silvia Fonseca, vocera del grupo, relató que las que manifestantes que estuvieron en la escalinata soportaron el frío con apenas una frazada y muchas no pudieron dormir. Se acercaron organizaciones políticas y conocidos a darles comida y algunos elementos esenciales durante los dos días que pasaron en el lugar.

Las manifestantes que pernoctaron dentro del edificio estuvieron rodeadas por efectivos de seguridad “sin alimentos ni agua, mientras que los policías tenían sus viandas”, se quejó Fonseca. Agregó que no las dejaron ir al baño, por lo que debieron “orinar alrededor de donde se encadenaron”. Una de ellas, cansada, amenazó con cortarse las venas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído