El objetivo de la iniciativa es que haya uno cada 10 mil habitantes y que cuente con equipos multidisciplinarios para el abordaje del tratamiento y ayuda para la mujer y sus hijos.

“Se ha vuelto una necesidad crear medidas concretas para las mujeres. Hay denuncias diarias y la mujer tienen la necesidad de refugiarse en algún lugar”, manifestó la diputada Patricia Jure en conversación con LU5.

“Nos encontramos desvalidas muchas veces y de repente, las mujeres no tienen salario, un lugar a donde ir, y esos son condicionamientos a la hora de una ruptura”, expresó.

La legisladora dijo que esperan que el proyecto, que ya es tratado en la comisión de Desarrollo Humano de la Legislatura, avance hacia la de Presupuesto y sea aprobado en septiembre. Además, dijo que convocarán a organizaciones de mujeres para que aporten ideas y sugerencias.

Asimismo, agregó que se busca que las políticas no sólo fomenten la denuncia, sino que ayuden a la mujer a salir de una situación de violencia y evitar que sean nuevas víctimas.

“Las casas quieren atender esas situaciones, que la mujer tenga donde ir, cómo desplazarse”, indicó la legisladora.

En algunas provincias, como Mendoza, ya se crearon exitosamente este tipo de refugios que hacen que las víctimas de violencia familiar se sientan protegidas hasta poder reanudar su vida cotidiana sin peligro..

“Es una situación temporal, no algo permanente, porque no queremos guetos de mujeres violentadas; pero cuando no actúa la Justicia, hay que tomar una medida”.Patricia Jure. Diputada provincial y autora de la iniciativa

Acompañantes solidarias frente a la violencia

El jueves pasado finalizó el ciclo de formación para acompañantes solidarias en violencia familiar y de género Mujeres Acompañando. El encuentro fue coordinado por el programa interministerial de contención Línea 148. De las reuniones participaron referentes de organizaciones de la sociedad civil de la ciudad de Neuquén.

La coordinadora de la línea 148, Soledad Crespín, comentó que “la convocatoria fue a mujeres que son parte de organizaciones de la sociedad civil, con la intención de incentivar la posibilidad de que haya mujeres que acompañen a otras mujeres en situaciones de violencia familiar”.

Crespín recordó que “la línea 148 es un programa de contención y acompañamiento en las violencias que trabajamos. Recibimos consultas, pedidos de asesoramiento y de información”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído