Recuerdo de don Jaime de Nevares a 24 años de su partida

Murió el 19 de mayo de 1995 a los 80 años. Cuatro palabras para describir la gran personalidad del primer obispo que tuvo Neuquén.

Por Mario Cippitelli - cippitellim@lmneuquen.com.ar

No es sencillo resumir la vida de Jaime de Nevares en cuatro palabras. Pero vale la pena hacer el esfuerzo. Podrían ser “renunciamiento”, “solidaridad”, “valentía” y “sencillez”.

El renunciamiento fue lo que precisamente lo llevó posteriormente a convertirse en una de las personalidades más destacadas de la vida política y social de Neuquén. Jaime Francisco de Nevares había nacido en el seno de una familia aristocrática de Buenos Aires, de principios del siglo pasado. En su hogar no faltaba nada. Es más, pasó su infancia y adolescencia rodeado de lujos y de los servicios típicos de las familias más ricas de la ciudad.

Te puede interesar...

Él quería ser militar, pero por influencia de su padre abogado se dedicó a estudiar leyes. Pudo haber sido un destacado letrado o un importante militar, pero renunció a todas esas chances para seguir con la vida de riqueza y abundancia. Alguna vez comentó que fue gracias a su madre –una mujer muy religiosa- que terminó siguiendo el camino de la espiritualidad.

Don-Jaime-recuerdo-a-24-años-de-la-muerte-página-10.jpg

Solidaridad es la otra palabra. Don Jaime estuvo siempre al lado de los más necesitados, de los que padecían injusticias, de los olvidados. Parecía increíble que un hombre como él terminara subiéndose a un caballo para recorrer los pueblos de la cordillera y conocer a la gente del campo. Alguna vez lo bautizaron el “cura gaucho” o el “cura de los indios”, por la permanente preocupación que demostró por los habitantes del interior profundo apenas pisó el suelo neuquino en 1961.

Valentía, otra buena palabra para pintarlo de cuerpo entero. Jaime de Nevares tuvo un gran protagonismo cuando criticó y enfrentó a las cúpulas militares durante la dictadura. “Las puertas de la catedral están abiertas”, dice la famosa frase que todavía se recuerda de él cuando ofreció refugio para los perseguidos.

Don-Jaime-recuerdo-a-24-años-de-la-muerte-página-10-3.jpg

También cuando se puso del lado de los obreros en el recordado “Choconazo”, la huelga que paralizó la construcción de la represa en 1969. Fue además el fundador de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. Casi nada. Sencillez es la última palabra para describirlo. Don Jaime era un tipo humilde, con un gran sentido común para tratar de resolver los problemas, hasta los más domésticos. No tenía problemas en intervenir en grandes conflictos ni en otros que a veces eran simples disputas vecinales.

Jaime de Nevares murió un día como hoy de 1995. Su paso por Neuquén marcó un punto de inflexión. Por eso sigue siendo recordado con tanto respeto y cariño.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído