Rincón, el motor petrolero que busca futuro en el shale

Chihuido de la Sierra Negra fue clave para el despegue de la localidad donde YPF levantó un primer campamento estable en 1966. La madurez de los yacimientos plantea desafíos y la opción de los pozos no convencionales.

Por Camilo Ciruzzi / cmailo@yahoo.com.ar

En 1966 había apenas algún criancero y comunidades mapuches en la margen neuquina del río Colorado, en el departamento Pehuenches, centro norte de la provincia de Neuquén. Pero ese año el paisaje cambiaría de la mano del descubrimiento del petróleo, casi 50 años después del primer hallazgo en Plaza Huincul. Máquinas rusas llegaron para desmontar la vegetación y trabajar en lo que serían las primeras locaciones. La entonces petrolera estatal YPF erigió en diciembre del 66 un campamento estable y perforó el pozo N.Ach.x 1 (Neuquén, Aguada Chivato uno). Fue el inicio de una actividad intensa que siguió sin pausa, a principios de los 70, con Chihuido de la Sierra Negra y Puesto Hernández.

En 1971 el entonces gobernador Felipe Sapag dio estatus de comisión de fomento a Rincón de los Sauces, que creció como ciudad al amparo del petróleo y el gas. La actividad, que tuvo su pico en los primeros años del 2000, declinó de la mano de los campos que entraron en su estadío de madurez inevitable.

Te puede interesar...

El rescate comenzó otra vez con el desarrollo de proyectos vinculados a nuevas tecnologías y a los no convencionales. La vida de los viejos yacimientos, que dejaron de ser perforados hace un par de años, vuelven a respirar un futuro promisorio, el mismo tono revitalizado que le toca vivir a la comarca petrolera.

Tiempos de declive

Entre fines de los 90 y principios de 2000, con el desembarco de Repsol en el timón de YPF tras la reforma del Estado impulsada por Carlos Menem, los españoles actualizaron el parque tecnológico y maximizaron la producción en los campos neuquinos tras renegociar las concesiones de explotación. Las previsiones de vida útil de los principales yacimientos se acortaron.

Puesto Hernández en 1990 producía 9000 m3/día y hoy apenas supera los 1000 m3/d, según datos del IAPG. El resto de las áreas están en una situación similar: Aguada del Chivato ronda los 148 m3/d, Chihuido de la Sierra Negra 2265 m3/d, El Portón 69 m3/d, Auca Mahuida 428 m3/d y El Trapial 961 m3/d.

Más de 40 mil almas viven en Rincón de los Sauces y la lucha por la subsistencia ante el agotamiento natural de las reservas comenzó a tener un horizonte distinto y de largo plazo.

Si bien los principales desarrollos no convencionales están en cercanías de Añelo, Rincón no se queda atrás. YPF apunta a maximizar la explotación de los campos maduros con nuevas tecnologías y Chevron anunció que perforará ocho pozos no convencionales en El Trapial. Una brisa de aire fresco para la ciudad del norte neuquino, que suma esos anuncios a la actividad que ya se desarrolla en Narambuena (YPF), Bajo de Choique (Exxon) y El Orejano (YPF-Dow).

El gobernador Omar Gutiérrez anunció este año que Chevron invertirá u$s 200 millones en el desarrollo de ocho pozos horizontales de petróleo no convencional antes de fin de año. Es la nueva alternativa a la que se aferra Rincón para seguir produciendo.

Loma la lata

La estrella neuquina que regasificó al país

El pozo Loma La Lata x-1 fue descubridor de gas y condensado en la formación Sierras Blancas, en 1977, con un caudal inicial de 325.000 m3/d de gas y 84 m3/d de condensado, con 137 kg/cm2 de presión en boca.

Pero el foco estaba en el petróleo y no en el gas, por lo que la actividad no fue inicialmente grande. La acumulación de gas entrampada en la formación Sierras Blancas era enorme: más de 280.000 millones de metros cúbicos de gas, que lo convirtieron en el mayor yacimiento descubierto hasta ahora en la cuenca y en el país.

Cómo los geólogos lograron que YPF se quedara con Chihuido de la Sierra Negra

Geólogo y veterano de YPF, Aldo Erretegui cuenta que Chihuido de la Sierra Negra tiene una historia olvidada. En 1971 el Ejecutivo nacional estableció que los yacimientos con una producción menor a 200 m3/d debían pasar al Estado para ser licitados a capitales extranjeros. “Recién estábamos explorando Chihuido y Lomitas. Sabíamos de su enorme potencial y no queríamos que YPF perdiera las áreas. Nos reunimos en Mendoza con otros geólogos y gente de reservorios y desarrollo, y logramos que el Estado uniera las dos áreas. Eso nos permitió sumar la producción de los pilotos y llegar a 380 m3/d”, recordó Erretegui.

“Gracias a eso, YPF se quedó con Chihuido de la Sierra Negra, el desarrollo petrolero más importante del país por años”, recordó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído