Se comen el 12% del sueldo en las viandas

Se comen el 12% del sueldo en las viandas

Flavio RamÍrez

ramirezf@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La ciudad va tomado forma y costumbres de metrópolis a pasos agigantados. La creciente cantidad de oficinas en el área centro obliga a miles de personas a tener que almorzar en sus lugares de trabajo o ir a restaurantes a diario. Este gasto representa un porcentaje alto de los ingresos y no todos pueden afrontarlos. Sin embargo, hay opciones para todos los gustos y bolsillos.

Un oficinista hoy debe destinar unos 90 pesos diarios para poder alimentarse al mediodía. En promedio, la vianda cuesta unos 70 pesos, a lo que se le suele sumar la bebida o alguna colación, como yogures, ensaladas de fruta o facturas.

De esta forma, y teniendo en cuenta que el salario promedio en la capital provincial ronda los 16.000 pesos, el trabajador destina el 12,3 por ciento de sus ingresos a comer en el lugar de trabajo.

Si bien la oferta de restaurantes es abundante en la zona céntrica, no son la primera opción para ir a almorzar. Es que a pesar de las promociones de menús ejecutivos, el costo diario sube notablemente. Con un promedio de 140 pesos el plato de comida, la bebida y el café o postre, el gasto mensual para el mismo trabajador representa el 19% de su salario. Por lo que esta opción es para ejecutivos o trabajadores con ingresos más altos.

16.000 pesos es el salario promedio de quienes trabajan en la capital provincial.

Con el fin de evitar este gasto, muchos prefieren llevarse la comida desde la casa, pero en general suelen comprar viandas en las rotiserías y panaderías del centro. Las redes sociales como Facebook y Whatsapp también cuentan con una amplia gama de ofertas de viandas que llevan al lugar de trabajo. Algunas con menú fijo y otras con opciones.

“A fin de mes la compra de comida es un número, pero en el local somos dos y lo dividimos”, indicó Rodrigo López Osornio, diseñador gráfico.

“Comprar viandas todos los días es un gasto importante, por eso a veces traigo algo desde casa o comparto la porción con alguna compañera”, señaló María José Vázquez, empleada del Enacom.

Los comercios también sienten esta realidad. “Todo depende del presupuesto que tenga el cliente a esa altura del mes”, contó Evelyn, vendedora de la panadería Sheza. Asegura que lo que más venden son las tartas, que cuestan 20 pesos cada una, pero también las ensaladas ($45) y los sándwiches ($70).

Iván, dueño de Piza Zapi, sostuvo que “lo que más lleva la gente son las promos”, que rondan entre los 50 y los 70 pesos.

Carla, dueña de Viandas Las Flores, aseguró que aunque “saben que hay crisis”, ellos “no la sienten”. “Por suerte estamos bien. No sufrimos caídas en la venta. Sí sentimos la crisis cuando tenemos que hacer las compras, porque las verduras están tan caras como la carne. Buscamos alternativas para que la comida siga siendo rica y a buen precio”, acotó.

También hay trabajadores que pasan las horas con algunos biscochos, galletas y mates, para evitar dañar sus magros salarios.

“A fin de mes es un lindo porcentaje de nuestros ingresos. Pero si estás trabajando, tampoco podés comer mal, tenés que rendir y no podés comer mal”. Guillermina Saluzzi. Dueña de un local de diseño gráfico

“Nosotros tenemos una cocina donde podemos hacernos la comida. A veces compro algo hecho. Pero para ahorrar trato de gastar lo menos posible, y si tengo que comer arroz todos los días, lo hago”. Matías. Empleado de un organismo público.

“Como no me gusta cocinar, termino comprando comida todos los días. A fin de mes se siente el gasto. Es un número. A la comida le tenés que sumar los biscochitos o las facturas que picamos entre todos”. Sabrina Salto. Empleada de la Gerencia de Empleo del Ministerio de Trabajo de la Nación

Cuestión de gustos

Todos los comerciantes gastronómicos consultados resaltaron que el plato más elegido por los oficinistas son las ensaladas. “La gente come liviano para seguir trabajando o hacer deporte por la tarde, indicó Silvana, de Viandas Saludables del Sur.

Pero las tartas, las pastas y los platos calientes con carnes también compiten.

El frío y el calor ayudan mucho a elegir el menú. “La gente lleva la comida de acuerdo con el clima o la época del año. Cuando hace calor salen las verduras y ensaladas, ahora que hay frío los guisos, las pastas y la carne es lo que más se vende”, afirmó Lorena, encargada del local del ACA.

“En invierno los platos que más se venden son los calientes y con muchas calorías, como los guisos. En verano la gente se acuerda de la dieta y come más ensaladas”, remató Carla, de Viandas Las Flores. “Los guisos se venden bien, a la gente no les importa que sean pesados y tengan que seguir trabajando aunque les dé modorra”, agregó.

Comer como en casa también es una de las preferencias de los clientes. “Les gusta comer comida casera, como el pastel de papa, las pastas, alguna carne. Platos calientes, abundantes y sabrosos”, señaló Juan Pablo, encargado de Casa Juez.

Para los apurados también hay espacio. “Al mediodía lo que más piden los clientes es ensaladas o minutas, como el bife con ensaladas o puré”, precisó Emmanuel, encargado de Abadía. “Acá lo que más piden son las minutas y pizzas, porque son los platos que salen más rápido. La gente está apurada para volver a trabajar”, comentó Reinato Apablaza, dueño del restaurante Cabildo.

Las comilonas de los viernes

El viernes suele ser considerado el mejor día de la semana porque “comienza el fin de semana”. Esto lleva a que en muchas oficinas se hagan comilonas entre todos los trabajadores o que se rompan algunas pautas alimenticias.

“En general, los clientes piden comida liviana. Pero los viernes, en cambio, se dan con todo. Suelen pedir platos con más calorías, hasta cerveza o vino. Nos les importa si después tienen que seguir trabajando, pero es como si arrancaran el fin de semana”, sentenció Emmanuel, encargado de Abadía.

Por su parte, Iván, dueño de Piza Zapi, indicó que el viernes es cuando más pizzas grandes llevan a las oficinas, porque “se juntan todos a comer”.

Carla, de Viandas Las Flores, confirmó el dato: “Los viernes son los días de pizzas y empanadas, aunque nosotros no las vendemos”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído