Se disfrazó y se hizo pasar por su novia en un examen

Fue vestido de mujer a la universidad, pero cayó por sus nervios.

Bryan dijo que lo hizo por amor. Pero estaba tan nervioso que nunca quedó claro cuáles fueron los motivos reales por los que este joven de 19 años intentó engañar a las autoridades de la Universidad de San Miguel, en Cochabamba.

Bryan se puso una peluca, una pollera y una camisa. Se maquilló la cara y se peinó. Se vistió de mujer y se presentó a rendir un examen de admisión a la universidad. Un examen que él ya había aprobado años antes, ya que era estudiante de Ingeniería de Sistemas, y trabajaba dando clases de apoyo en física, matemáticas y química para otros estudiantes. Desafortunadamente para él y su novia, Bryan estaba sentado en la parte delantera de la sala de examen, donde todos los profesores y asistentes podían verlo, y debido a que se lo notaba muy nervioso -mucho más que los demás solicitantes-, rápidamente atrajo la atención de los docentes.

Te puede interesar...

Cuando Bryan estaba a punto de recibir su hoja de examen, un asistente se acercó, le preguntó quién era y cuando respondió “Jocelin C”, el hombre lo descubrió: “Tú no eres esa persona”.

“Estaba en los asientos delanteros y un asistente me vio”, reveló más tarde Bryan a la Policía. “Estaba a punto de obtener las hojas de examen, pero un asistente dijo: ‘Usted no es esa persona’, y estaba muy nervioso, así que confesé”. Cuando se le preguntó por qué había tratado de engañar a la universidad, el joven de 19 años dijo en principio que había sido contactado por un familiar de la candidata, y que le ofreció dinero (700 bolivianos, unos 100 dólares) para que diera el examen en su nombre, porque ella estaba ausente.

Después de que él aceptara, el contacto le envió su tarjeta de solicitud de la universidad, e incluso le reservó una sesión de maquillaje para hacer su disfraz más creíble. “No quería hacer nada malo, simplemente no tenía trabajo, y por eso acepté”, dijo Bryan. “Nunca he hecho esto antes, me encanta estudiar y quiero ir a Japón para especializarme. ¡No quiero ningún problema!”, agregó.

Sin embargo, más tarde cambió su declaración, diciendo que lo hizo “por amor”, para ayudar a su novia. La Policía no puede tomar ninguna acción contra el impostor, porque hacerse pasar por un candidato de la universidad para el examen de ingreso no es un delito. Las cosas hubieran sido diferentes si hubiese llegado a firmar la hoja de examen, ya que eso habría sido un caso de falsificación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído