Se muestran los dientes

En Neuquén, al igual que en otras siete provincias, no empezaron las clases porque los docentes están de paro en disconformidad con la propuesta de aumento del 25% que les presentó el Gobierno.
Ayer la postal en las escuelas fue desoladora. Está claro que la medida de fuerza tuvo un acatamiento casi total. El gremio docente mostró los dientes con una huelga fuerte y ahora está a la espera de que se mejore la oferta, a la que considera insuficiente y lejana a ese primer pedido de un 40%.
Del otro lado, el Ejecutivo hizo un acto protocolar de inicio de ciclo lectivo también para mostrar fortaleza y reiterar a los maestros que se descontarán los días de paro.

Aunque el discurso oficial diga que siguen en la búsqueda del acuerdo a través del diálogo, da la sensación de que también hay una apuesta al desgaste de la protesta. Hoy tampoco habrá clases. Es probable que el cuadro de situación no se modifique esta semana, dado que no hay señales claras de que el porcentaje se incremente sustancialmente y tampoco hay indicios que permitan pensar en una flexibilización del reclamo.

El Gobierno y ATEN deben ser conscientes de los perjuicios que un conflicto prolongado acarrea en los chicos.

En este contexto, lo que sí debería tener en cuenta el Gobierno a la hora de volver a negociar es que en los distritos en que se alcanzó un acuerdo los números fueron superiores y que incluso, del otro lado de los puentes carreteros, el promedio de suba fue del 31 por ciento. A su vez, los docentes no deben descuidar que efectivamente los paros son antipopulares porque los padres quieren a sus hijos dentro de la escuela. Y si las aulas siguen vacías, la huelga les puede poner en contra a la gente.
Será fundamental que las partes tengan en cuenta que los principales perjudicados son los chicos y que actúen en función de esto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído