Seguir depilándose el vello púbico no es lo más aconsejable

Una especialista asegura que puede traer más problemas que beneficios. Y que es una práctica que viene del porno.

“Tiene unos pelos muy bonitos”. Lo dijo Amaia durante una sobremesa en la academia de Operación Triunfo. Se refería al vello púbico de Aitana, que contó que no se había depilado durante su estancia en la academia.

Algo excepcional si atendemos a los datos: el 85% de las mujeres y el 66% de los hombres de entre 18 y 65 años se depila el pubis de manera regular según el último estudio de JAMA Dermatology, la publicación médica especializada en dermatología de la Asociación Médica Americana.

El caso es que la “confesión” de Aitana y el halago de Amaia llamaron la atención en las redes por excepcionales. Una chica de 18 años reconociendo ante decenas de cámaras y miles de espectadores que tenía vello en el pubis y otra de su misma edad diciendo que, además de tenerlo, lo tenía bonito.

Sorprendentemente, ninguno de los presentes en aquella mesa respondió “qué asco”, ni “qué guarro”, ni “queda feo”, comentarios que toda mujer ha oído o pronunciado alguna vez en su vida en referencia al vello púbico.

Y las redes aplaudieron un gesto que no es habitual, según cuenta Carme Sánchez Martín, sexóloga, codirectora de InSexBcn y autora de El sexo que queremos las mujeres. Carme trabaja con adolescentes y jóvenes y escucha con más frecuencia de la que le gustaría eso de que “ir sin depilar es ser un guarro”.

“En In Sex Bcn hacemos talleres con adolescentes y también tenemos un consultorio online en el que respondemos las dudas de quien nos escribe. En ambos casos, muchos jóvenes tienen preguntas acerca de la depilación púbica. Recuerdo que una vez una chica me preguntó si podía tener ‘buenas relaciones sexuales’ sin estar depilada. Me quedé de piedra”.

Depilarse no tiene ninguna razón médica, sexual ni higiénica, y eso les explica Carme a los jóvenes que le plantean sus dudas al respecto. “Podría decirse incluso que estamos yendo contra nuestra propia naturaleza.

El vello púbico, curiosamente, es el único que no hemos perdido demasiado, algo que sí que ha sucedido con el vello de otras partes del cuerpo”, comenta la sexóloga. “Además, nos estamos olvidando de que está ahí porque cumple unas funciones, como regular la temperatura o que no entren gérmenes en las zonas íntimas y poner así una barrera a las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Depilarse es, simplemente, una cuestión de estética”. Pero si la depilación aumenta el riesgo de contraer ETS, cuesta dinero y tiempo y además nos expone a cortes, quemaduras e irritaciones, ¿por qué seguimos teniéndola casi como un dogma? La culpa, siempre según Carme Sánchez, está en buena parte en la pornografía.

“No nos damos cuenta de lo condicionados que estamos al respecto. Sobre todo las mujeres, aunque también cada día más hombres, creemos que tenemos que estar depilados para que el sexo sea como ‘debería ser’. He dado con chicas que han declinado o evitado mantener relaciones sexuales por no sentirse lo suficientemente depiladas”.

Te empujan a sentirte culpable

Dice Carme Sánchez Marti: “Que las mujeres se sientan culpables por no estar depiladas pasa por años de aprendizaje, por un sistema -el patriarcal- que necesita que permanezcamos en una minoría de edad permanente -también en lo que al vello se refiere- para sobrevivir, por la necesidad de hacer a las mujeres sentir vergüenza y pudor y por la normatividad física asociada a los géneros”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído