Sin colectivos ni bancos, el paro impactó en la ciudad

La medida de la CGT y CTA dejó desoladas las calles del centro.

Alejandro Olivera

olivera@lmneuquen.com.ar

Neuquèn.- El paro general de ayer, convocado por la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y la Confederación General del Trabajo (CGT), tuvo un fuerte impacto en la ciudad. No hubo atención en los bancos ni transporte público, mientras que una gran cantidad de negocios mantuvo las persianas bajas.

Las medidas tuvieron un alto nivel de acatamiento que se hizo notorio en las calles neuquinas, donde reinó el silencio y hubo poco movimiento, hasta que sindicatos, partidos políticos y organizaciones sociales se concentraron en el monumento al General San Martín para marchar y realizar el acto “en contra del ajuste del gobierno nacional” .

El transporte público fue el sector donde más se sintió el paro general, ya que no circuló ni un solo colectivo por la ciudad y las paradas de los barrios estaban desoladas. A media mañana, el Centro de Transferencia de Pasajeros que construyó la Municipalidad en el Parque Central se encontraba vacío, una imagen inusual para un lugar que suele concentrar a la mayoría de los usuarios de la empresa Autobuses Neuquén.

En tanto, el Tren del Valle tampoco funcionó por la adhesión de los ferroviarios a las medidas, lo que imposibilitó que mucha gente pudiera movilizarse entre Neuquén y Cipolletti, ya que se trata del medio más elegido para hacer ese trayecto por ser el más económico.

Los trabajadores del sector privado que no adhirieron al paro se movilizaron en sus vehículos particulares o viajaron con vecinos para llegar a sus puestos laborales.

Los bancos también adhirieron y suspendieron la atención al público. En los últimos días, algunas sucursales habían colocado cartelería que informaba de la medida para que no tomara por sorpresa a los clientes. Cabe destacar que los cajeros estaban cargados de dinero, lo que morigeró el efecto del paro.

La actividad comercial también fue afectada por la medida nacional. Alrededor de un 40% de los negocios mantuvo las persianas bajas, especialmente los que se encuentran en la Avenida Argentina. Esto pudo haber sido motivado por el temor de los comerciantes a que la marcha les espantara los clientes o simplemente porque los trabajadores adhirieron al paro.

La CTA convocó una medida de 36 horas, que comenzó el lunes al mediodía, y la CGT, una de 24 horas, en contra de las políticas económicas del gobierno nacional y del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Así las cosas, ayer la ciudad se paró con una medida nacional que generó una fuerte adhesión.

taxis

Si no trabajaban, perdían dinero

A pesar de que el paro de transporte público dejó a mucha gente a pie, también benefició a otro sector: los taxistas. Fueron los únicos que trabajaron a full e hicieron una diferencia importante de cara a la última semana del mes, que siempre es la más floja. Algunos choferes apoyaron la marcha a bocinazos y con ademanes con las manos, mientras que otros los miraron de reojo por interrumpir el tránsito. Lo cierto es que en el tráfico, ayer sobresalía el amarillo de sus vehículos.

Gutiérrez: “Saber escuchar al pueblo”

El gobernador Omar Gutiérrez se refirió al paro general. Si bien destacó que el gremio petrolero garantizó guardias mínimas, dijo: “Respeto a estas medidas de fuerza que, unidos en la diversidad, vamos a salir adelante y que hay que saber escuchar estas expresiones del pueblo”. El mandatario advirtió: “No son tiempos de hacerse los desentendidos, los confundidos, hay que saber atender las situaciones que se van generando, de estar atentos, para fortalecer el desarrollo ciudadano”. E insistió en “estar atentos y escuchar estas expresiones populares”.

Las organizaciones hicieron marchas y ollas populares en el centro.

Una marcha hasta la 22 por el ajuste de Macri

Miles de personas se manifestaron ayer por la mañana en contra de las políticas económicas del gobierno nacional. Concentraron en el Monumento a San Martín y marcharon por el centro, mientras que más tarde hicieron un acto con distintos oradores de organizaciones y una olla popular.

Alrededor de las 10:30 comenzó a movilizarse la columna, que incluía a sindicatos, organizaciones sociales, cooperativas de trabajo y partidos políticos de la oposición, y se dirigió hasta la Ruta 22. Después retomó el camino hacia la Municipalidad de Neuquén.

Los bombos retumbaron en las calles neuquinas y al grito contra las políticas de ajuste, la suba del dólar, el FMI y el achique en el presupuesto 2019, que se votará en el congreso Nacional.

Al respecto, Carlos Quintriqueo, secretario general de ATE y la CTA Neuquén, felicitó a los trabajadores que se adhirieron a la medida de fuerza y aseguró que es el camino a seguir de oponerse a un ajuste en el presupuesto 2019.

“No estamos dispuestos a resignar los derechos que hemos conquistado”, sostuvo el sindicalista, ante los aplausos de los presentes.

En tanto, consideró que deben continuar con un plan de lucha sindical en las calles que permita recuperar los puestos laborales que se perdieron por los despidos masivos ocurridos en varios sectores productivos y el salario.

“Queremos un cambio en el modelo económico, si no, se va a profundizar la crisis”, advirtió.

De la movilización participaron ATE, ATEN, Barrios de Pie, el MTD, la Confederación Mapuche de Neuquén, Satsaid, el Sindicato de Prensa de Neuquén, Estadística y Censos de la Provincia y los judiciales, así como también dirigentes del PJ, el diputado nacional Darío Martínez, el concejal Marcelo Zúñiga y, de Libres del Sur, el legislador provincial Jesús Escobar.

Integrantes de los partidos de izquierda, como Patricia Jure, también estuvieron en Casa de Gobierno y en la marcha para pedir que cesen las medidas de ajuste.

LEÉ MÁS

El asado de Camioneros en Añelo que provocó una polémica en las redes

El paro en fotos: cómo se vivió la medida en Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído