Son 106 las personas que sobreviven con la basura

Buscan cambiar pautas culturales para organizarles el trabajo.

Andrea De Pascalis

depascalisa@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Un total de 106 personas vive de la basura en la ciudad. No sólo trabajan, sino que se alimentan con lo que recolectan a diario. Con los datos estadísticos en mano y luego de las primeras charlas con ellos, el Municipio comprobó que tendrá un gran desafío, que será cambiar la cabeza de estas personas, algunas de ellas con tres generaciones viviendo de los desechos. Luego de que esto pase, podrá conformar la Cooperativa de Trabajadores del Complejo Ambiental Neuquén.

Emanuel Riba, subsecretario de Empleo y Economía Social del Municipio, contó que el 30 de junio la Universidad del Comahue entregó el informe final sobre las encuestas sociales que se hicieron en el centro de disposición final en la meseta. En total entrevistaron a 106 personas que trabajan regularmente, algunas rehusaron las preguntas pero la mayoría accedió.

Con el estudio, un escrito de más de cien páginas, la comuna tendrá que trabajar para avanzar en el objetivo final que es el funcionamiento de la planta de separación de los residuos. “Nos dice que el 80 por ciento de las personas contestó que quiere conformar esta cooperativa y también que el 50 por ciento tiene entre 25 y 40 años, una edad que nos indica que tienen ganas de trabajar y adaptarse a los cambios, pero sabemos que es una tarea que nos va a llevar un tiempo”, explicó Riba.

Mejorar: En el nuevo centro de separación de residuos capacitan a quienes viven del cirujeo.

Esto porque muchos que viven de la basura desde hace años, el 59 por ciento hace más de diez años que está en el basural. Abuelo, papá e hijo vivieron y viven de lo mismo y para ellos cambiar los hábitos de vida y la forma de trabajar no es sencillo. “Es muy complejo pensar en un trabajo en conjunto y organizado para ellos porque es una población muy especial y siempre estuvo excluida del sistema”, comentó Riba.

La actividad cooperativa tiene un concepto distinto a lo que hacen habitualmente, que es buscar entre la basura lo que cada uno necesita para subsistir cada día sin importar lo que necesita el de al lado. “El trabajo es muy individual y esto de compartir es un choque para ellos, ahora estamos en un proceso de acortar estas cosas”, explicó el subsecretario.

48 personas no terminaron la primaria.

De este total, seis nunca se escolarizaron y el resto lo tienen incompleto. Otros 39 terminaron los estudios primarios pero no siguieron el secundario. Sólo siete tienen estudios secundarios completos, y 14 empezaron pero abandonaron.

76% son neuquinos.

Un 13 por ciento de los que trabajan en la basura son de Río Negro y de Mendoza, un 8 por ciento. El 98 por ciento son argentinos y el otro dos por ciento, chilenos.

70% son hombres.

La mayoría vive en Colonia Nueva Esperanza. El dos por ciento de los que trabajan en la basura son menores de 18 años.

63% sólo vive de la basura.

El otro 37 tiene otra actividad remunerada. Además, para el 65 por ciento de los encuestados la actividad en el Complejo Ambiental es el sostén de la familia.

Orgánico e inorgánico

Un dato que llamó la atención del estudio fue que el 87 por ciento de los que van a cirujear junta residuos orgánicos e inorgánicos y sólo el siete por ciento recolecta materiales reciclables.

Es este punto el que hace más complicada la situación, porque el número revela que las personas no sólo buscan plásticos o vidrios para reciclar y después vender, sino también que juntan residuos orgánicos para comer.

“Es la imagen que uno no quiere ver. La situación de los días en que llegan los camiones de los supermercados con la comida vencida y, como ellos buscan alimentos, se cuelgan de los camiones. Por eso sabemos que es un cambio importante hacerles entender que pueden trabajar de la basura ganando dinero y con esa plata comprar su comida. Son muchas las personas que viven excluidas y queremos hacerlo con cuidado”, detalló Riba.

Consideró que será un proceso largo: “Por ejemplo, tenemos un turno con 30 personas trabajando en la planta y ven cómo llegan los camiones de los supermercados y no pueden ir, ellos tienen que entender que están trabajando y que con lo que ganen van a comprar su comida. Nos va a llevar mucho tiempo porque les cuesta mucho entender”.

Críticas y desconfianza

La concejal de Libres del Sur Cecilia Maletti visitó el basural, habló con los trabajadores del lugar y luego de escucharlos planteó la preocupación que manifestaron los cirujas sobre la desconfianza que les genera la cooperativa. Dijo que sienten que no serán tomados en cuenta para su conformación.

“Nos encontramos con un panorama no muy alentador. Nos contaron que les tomaron los datos personales, pero todavía no les explicaron cómo sería el proceso de formación de la cooperativa y ellos sospechan que no los tendrán en cuenta”, dijo la legisladora, y agregó: “La gente está esperando una respuesta que hasta hoy no tiene”. “Trabajan hace muchos años juntando residuos de comida para alimentar animales de la meseta. Se manifestaron preocupados por la continuidad de su fuente de trabajo. Nos contaron que los que se anotaron son un poquito más de cien, pero hay muchos otros que no se anotaron en la encuesta que hizo el municipio”, relató la concejal.

Desde el Municipio, Emanuel Riba, subsecretario de Empleo y Economía Social, reiteró que el trabajo para conformar la cooperativa es muy difícil, y aseguró que una vez que se encamine el proyecto será solo con los que hoy trabajan en el basural.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído