El clima en Neuquén

icon
Temp
91% Hum
La Mañana mujer

Trepó, entró por la ventana, le puso un cuchillo en el cuello y la violó

El agresor sexual es su ex pareja. Logró ser atrapado por los hijos de la mujer y los vecinos. La fiscalía lo acusó y le dictaron 4 meses de preventiva.

“Por favor doctor, ayúdenme porque si vuelve a la calle me va a terminar matando”, le dijo una mujer víctima al fiscal de Delitos Sexuales Manuel Islas que trabajó desde la madrugada del sábado hasta la noche cuando se concretó la formulación de cargos y prisión preventiva del agresor que convalidó la jueza Carina Álvarez

“Este es el típico caso de una historia de una muerte anunciada. Acá fracasó todo el sistema de Atención a la Víctima, al punto tal que llegamos a esta situación extrema”, reveló una fuente del caso a LMN bajo reserva.

Te puede interesar...

Siguiendo el relato que pudo reconstruir este medio, tras consultar distintas fuentes, la mujer de 41 años se separó del hombre a fines del año pasado. Pero el hombre, no aceptó la situación y si bien abandonó el dúplex continuó acosando y contactando a la mujer.

La mujer recurrió a la oficina de Violencia del Poder Judicial, pero pese al drama narrado no se dinamizó la causa para que la unidad fiscal correspondiente pudiera solicitar medidas como por ejemplo una restricción de acercamiento y contacto.

No obstante, este tipo de medidas, en la actualidad, son herramientas legales consideradas totalmente obsoletas, porque basta con que las infrinjan una sola vez para sumar un femicidio. Es hora de repensar qué se hace frente a estas situaciones, si es que en verdad se quiere proteger a las víctimas.

Móvil policial.

Desesperada

“La oficina de Violencia tiene un rol discursivo, porque llegan tarde a los hechos. La víctima está arrojada a su suerte porque su vida continúa más allá del horario de oficina”, dijo con mucha indignación una fuente consultada.

En febrero pasado, la mujer iba caminando por la calle y fue secuestrada por su ex que la subió al auto por la fuerza cuando caía la tarde y la llevó a la zona del barrio Z1 donde intentó abusarla, pero ella logró escapar y ser auxiliada.

Le volvieron a repetir el discurso y quedó nuevamente en la calle expuesta a un violento. Ella siguió viviendo con un montón de resguardos y atemorizada permanentemente hasta que la madrugada del sábado el presagio de esa maldita sombra que la acechaba apareció cuando dormía.

“El hombre trepó e ingresó por la ventana de su habitación y con un cuchillo de carnicero”, confió la fuente. El ex se subió arriba de ella, le tapó la boca con una mano y en la garganta le hizo sentir el frío filo del cuchillo que empuñaba a la vez que en voz baja le decía frases obscenas y la amenazaba de muerte.

La mujer quedó inmóvil, sabía que un solo movimiento y en segundos moriría desangrada. Cuando el hombre dejó de abusarla y sacó el cuchillo de su garganta, ella dio un giro rápido tirándose al suelo y comenzó a gritar en forma desesperada.

En cuestión de segundos, los hijos, dos que tienen en común, la estaban ayudando a pelear con su ex y vecinos audaces y solidarios ingresaron para reducir al hombre mientras otros llamaban a la Policía. En plena madrugada quedó demorado y el fiscal Manuel Islas abandonó su descanso para comenzar a trabajar e indicar las primeras medidas antes de que se asomara el sol.

Los forenses confirmaron durante el día el abuso sexual, la policía secuestró el cuchillo y los vecinos aportaron su testimonio.

120966037_1816446775187620_1012916380973947714_n.jpeg

Acusación

Islas no dudó de que tenía los elementos necesarios para formular cargos en la misma jornada, por lo que solicitó una audiencia de urgencia a la Oficina Judicial. Ya cuando el sol se había escondido se realizó la audiencia donde la fiscalía acusó al hombre por el delito de abuso sexual agravado por el uso de arma.

En medio de la audiencia, la mujer manifestó su temor de que la mate. La jueza comprendió muy bien el grado de riesgo en el que se encuentra la víctima por lo que aceptó la propuesta del fiscal de dictarle prisión preventiva de cuatro meses.

Concluida la audiencia, el hombre fue trasladado a una alcaldía y la mujer retornó a su vivienda mientras el fiscal avanza con la causa para llegar a juicio lo más pronto posible.

Habrá que ver qué acciones toma la oficina de Violencia en forma concreta.

La mujer se sintió desamparada desde que se separó. Su vida no tiene horario de oficina, su mundo concreto tiene 24 horas, en las que estaba sola, con temor y desprotegida por un Estado que hace muy lindos discursos de protección a la víctima, pero en concreto se hace poco y las pruebas están a la vista.

El caso de esta mujer, es testigo de que los discursos no sirven, lo único que sirve son las acciones concretas. Ella fue violada y no la mataron porque logró pensar en su vida y supo en qué momento reaccionar. Ahora, esta mujer está en todo su derecho en descreer de los funcionarios de judiciales de la oficina de Violencia y de los discursos o promesas que le hagan.

148-provincial.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario