Un australiano viajó a Suiza para que le apliquen la eutanasia

David Goodal tiene 104 años y no quiere continuar con su vida. "Quiero morir. No es algo particularmente triste, triste es que a uno se lo impidan", dijo.

Australia. David Goodall celebró sus 104 años el pasado 4 de abril, en Australia, con su familia. Cuando sopló las velitas con el número de su edad, todos los que lo rodeaban sabían que pedía un deseo infrecuente en esas circunstancias: morir con dignidad. Ayer voló casi 13.000 kilómetros para poder cumplirlo. Aunque Suiza no aprobó la eutanasia, la ley no impide el suicidio asistido en ciertas circunstancias. “Lamento mucho haber llegado a esta edad”, dijo el científico a quien hace dos años la Universidad de Perth declaró inapto para seguir yendo a las instalaciones y debió devolverle su oficina tras una ola de protestas internacionales. Pero el ecologista sufrió un deterioro tan grave de su calidad de vida que tomó la decisión de morir.

“Quiero morir. No es algo particularmente triste. Triste es que a uno se lo impidan. Una persona vieja como yo tendría que tener derechos plenos como ciudadano, incluido el derecho al suicidio asistido”, comentó en una entrevista. Durante las últimas dos décadas, Goodall fue miembro de Exit International, una organización sin fines de lucro que apoya la legalización de la eutanasia.

En la mayoría de los países la eutanasia y el suicidio asistido están prohibidos aún cuando el paciente no tiene esperanzas de recuperación. Algunos países, como Colombia, Bélgica, Luxemburgo y Holanda, legalizaron la muerte digna en casos específicos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído