Un caño: hacen el acueducto de Añelo

Será de 68 kilómetros desde una toma ubicada en el río Neuquén. La inversión total se estima en 50 millones de dólares. Estaba trabado por la crisis y las tasas, pero un contrato con una petrolera fue clave para el avance.

POR JAVIER POLVANI / polvanij@lmneuquen.com.ar

La red de agua distribuida, tal como se denominó el proyecto, tendrá una capacidad de conducción de 30 mil metros cúbicos diarios. El emprendimiento está a cargo de la empresa SIMA Ingeniería, fundada en 1979 en Neuquén. Contempla una inversión de casi 50 millones de dólares. La principal traba para la puesta en marcha se generó en las dificultades para obtener financiamiento en el marco de la crisis argentina, que se profundizó desde el segundo trimestre del año pasado.

La puesta en marcha de la producción en el bloque La Calera, a cargo de la petrolera de capitales nacionales Pluspetrol, le terminó de dar el empujón que le faltaba al acueducto de SIMA. “Tenemos un contrato de provisión que nos permite planificar la inversión inicial”, explicó a +e Diego Mafio, vicepresidente ejecutivo de la compañía con sede en el Parque Industrial Neuquén.

La Calera es el primer yacimiento en el tránsito del agua por el acueducto. Por ahora recibe el elemento a través de mangueras. En el futuro el sistema será reemplazado por el caño troncal.

p08-pieza-MAS-E-acueducto.jpg

La inversión para el inicio de las obras correrá por cuenta propia de la compañía neuquina, que tiene presencia en varias provincias y actividades, que van desde la construcción con fines inmobiliarios hasta los servicios a la incipiente industria de la minería del litio en el norte del país, pasando, incluso, por una participación en Invap Ingeniería en sociedad con el Invap.

El desembolso inicial contempla aproximadamente el 20 por ciento de la inversión total estimada para el proyecto. Sin vías externas de financiamiento y con la plaza local alterada por tasas de interés astronómicas, la empresa decidió avanzar con sus propios recursos, soltó Manfio, heredero del fundador de la compañía, en una entrevista con este medio.

Los números de respaldo

El proyecto del acueducto surgió a partir del canto de las estadísticas que giran en torno al agua requerida para la producción hidrocarburífera no convencional, que se basa en la fractura hidráulica.

Cada etapa de fractura requiere uno 1500 metros cúbicos de agua. Para la producción de cada pozo se estiman 25 etapas, con lo cual el consumo de agua asciende a 37.500 metros cúbicos. SIMA equiparó el requerimiento de cada pozo al volumen necesario para llenar 15 piletas olímpicas.

En la zona de influencia del acueducto proyectado, la provisión de agua para las fracturas se hace a través de camiones cisterna. El requerimiento de un pozo implica 1070 viajes con tanques rodantes con capacidad para 35 metros cúbicos.

Para cubrir un radio de 50 kilómetros, los camiones cisterna recorren 110 mil kilómetros mientras cubren las necesidades de las fracturas de un pozo. En los viajes de referencia, los camiones consumen unos 36 neumáticos y 55 mil litros de gasoil, de acuerdo a los cálculos previstos en el proyecto de distribución de agua mediante un acueducto. El tránsito de camiones exige 2750 horas de conducción y provoca la emisión de 120 toneladas de dióxido de carbono.

ep09-f01-diego-manfio-vice-sima.jpg

La licencia ambiental

SIMA Ingeniería estuvo atento desde el inicio del proyecto a las implicancias ambientales. “La licencia ambiental es muy importante para nosotros porque somos una empresa neuquina que está comprometida con el desarrollo sustentable”, confió Manfio en una charla con +e transcurrida unas horas después del desarrollo de una audiencia pública en Añelo en la que se abordó la cuestión ambiental.

En la reunión pública participaron representantes del municipio de Añelo, de la Dirección de Recursos Hídricos, de la Secretaría de Medioambiente y del Grupo de Diálogo Neuquino, entre otros, además de vecinos. El encuentro, que es parte del proceso de determinación del impacto ambiental, sirvió para que los responsables de la construcción del acueducto saldaran las dudas respecto al impacto de las obras. En ese sentido, se abordaron tres tópicos de impacto: el de la obra en general, el de la toma de agua que se construirá en el Río Neuquén y el de un reservorio de agua contemplado en el pico más alto del recorrido del caño.

El trazado del acueducto traspasa propiedades privadas y otras fiscales. Manfio aseguró que la empresa ya acordó el pago de los cánones por derecho de servidumbre con los propietarios privados y tiene avanzadas las negociaciones con las comunidades establecidas en tierras fiscales de la provincia.

p08-piezaA-MAS-E-acueducto.jpg

El hijo del fundador de SIMA Ingeniería advirtió tres líneas que potencian a la empresa en el liderazgo del proyecto para distribuir agua a los yacimientos no convencionales: la participación en el desarrollo integral de Añelo, el conocimiento adquirido a través de la experiencia en la venta de servicios a las operadoras de la formación shale y el compromiso con el entorno del proyecto.

La compañía SIMA tiene un centro de almacenaje y logística modelo en Añelo, además de ser protagonista en primera fila del desarrollo urbanístico de la ciudad que fue transformada por la explosión demográfica que generó el desarrollo a gran escala de la producción de petróleo y gas en la formación no convencional.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario