Un comedor del Oeste debió cerrar por falta de alimentos

Caritas Felices no pudo abrir sus puertas. Piden colaboración para poder ayudar a unas 200 personas.

Por primera vez en siete años, el comedor Caritas Felices debió cerrar sus puertas esta semana por falta de alimentos. Aseguran que la situación es crítica y que crece la demanda de familias que acuden para ir a comer.

Casi como un grito desesperado, Mary Salvo, quien hace siete años lleva adelante el comedor Caritas Felices en el barrio Rincón del Valle, publicó ayer en Facebook la situación que viven y que la llevó a tomar la brusca decisión de cerrar las puertas del lugar al que asisten casi 200 personas, en su mayoría niños y adolescentes.

"Decidimos esta semana cerrar el comedor por falta de alimentos. Veníamos ya mal desde las vacaciones y siguió mal en marzo y llega un momento que se hace imposible seguir. Hemos estado mal, pero no habíamos llegado a cerrarlo como en este caso", comentó Salvo.

La organizadora del comedor tomó la drástica decisión a la espera de poder recibir ayuda para recolectar los alimentos que le permitan cocinar esta semana. Caritas Felices no recibe ayuda del Estado -provincial ni municipal- y se sustenta con el aporte solidario de las personas.

La mujer comentó que en el lugar asisten hasta 150 personas por día y que también algunas familias acuden a pedir ayuda. "El más chiquito tiene 5 meses. La mama festejó sus 15 años acá. Yo los veo a los chicos desde que nacen y pasan los momentos importantes de su vida por acá", contó. El problema, agregó, es que el panorama empeoró en los últimos meses y temen porque la demanda crezca de forma brusca.

Para los que quieran colaborar con alimentos, se pueden comunicar al celular 2994542800 o llevarlos al comedor ubicado en Manzana C lote 21 del barrio Rincón del Valle (Novella al 3.100).


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído