Un gato esterilizado, ¿es un gato gordo?

La función que regula lo que comen disminuye y, si no se los controla, pueden tener sobrepeso.

Los gatos esterilizados crecen más sanos y tienen menos riesgo de padecer algunas enfermedades importantes, como el cáncer de testículos y de mama. Pero también hay que tener en cuenta que comen más, con el peligro que el sobrepeso conlleva. En ese equilibrio hay que manejarse. Un felino castrado es un animal más tranquilo y cariñoso, menos territorial y sin ganas de marcar la casa. Pero se le abre el apetito y reduce su gasto de energía, porque su comportamiento sexual está mermado.

¿Cómo cuidarlos, entonces? La clave es controlar su alimentación. Si bien los gatos tienen una capacidad natural para controlar su ingesta de energía, con el fin de evitar comer más de lo que necesitan y padecer obesidad, este mecanismo se altera con la esterilización y entonces no regulan por su cuenta lo que comen. Por eso nunca hay que dejar de revisar su lugar de comida y administrarles una dieta balanceada, esto incluye las porciones, no sólo el contenido calórico de las mismas. Al igual que ocurre con los seres humanos, cada gatito es diferente y tiene un comportamiento individual. Entonces, las raciones que vienen con las mismas bolsas de alimentos balanceados terminan siendo orientativas, un aproximado. De ahí que la consulta con el veterinario es fundamental para determinar qué le conviene a tu mascota, algo que posiblemente no sea exactamente igual que lo que le sirve a la de tu vecino o familiar.

Hay alimento empaquetado preparado para felinos esterilizados. Y una vez que logramos determinar cuál es la porción con la que el animal se alimenta bien, tendríamos que sostenerla a través de un vaso dosificador que nos ayude a no pasarnos de la raya. Obviamente, para tener mayor precisión, una balanza de cocina sería lo ideal. Un buen truco para que no engorde es presentarle al gato raciones pequeñas distribuidas a lo largo del día, en vez de una sola ingesta diaria.

Porciones chicas: Un buen truco es distribuirle durante el día raciones pequeñas de comida.

Existen alimentos que ayudan mucho

Por Sergio Gómez (veterinario)

Cuando tomamos la decisión de castrar a nuestro gatito, lo primero que se nos viene a la cabeza es que se va a poner gordo. Y eso es una absoluta verdad si no se toman determinadas precauciones. Como también es cierta la asociación que hace la mayoría de la gente cuando pone como sinónimo de esterilización que el gato no salga de parranda y no haga pis adentro de la casa (marcando el territorio). Yendo puntualmente al caso de la gordura, que es el tema que más nos interesa en la publicación de hoy, debemos saber que existen alimentos especiales que están muy bien balanceados para evitar una posible obesidad. Y también ayudan a controlar los trastornos urinarios a los que los gatos castrados suelen ser propensos. Estos, a su vez, los predispone a desarrollar cálculos en la vejiga, algo de lo que hay que cuidarlo mucho, porque puede desarrollar un síndrome urinario que hasta lo puede llevar a la muerte.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído