Un impuesto a los chismes

Uganda cobrará el uso de redes sociales para combatir rumores.

uganda

La República de Uganda, un país de más de 40 millones de habitantes con abundante fauna y aves poco comunes, anunció que comenzará a implementar un impuesto insólito sobre los servicios de mensajería más populares. La ley que contempla este particular tributo entrará en vigencia el 1° de julio. El cargo impone una suma diaria de 200 chelines (1,33 pesos argentinos) a las personas que utilizan a diario las plataformas de mensajería como Facebook, Whatsapp, Viber y Twitter.

Este nuevo proyecto de ley de impuestos especiales también impondrá otros impuestos, incluido un gravamen del 1% sobre el valor total de las transacciones de dinero móvil. El ministro de Finanzas del estado, David Bahati, dijo al parlamento que los aumentos de impuestos eran necesarios para ayudar a Uganda a pagar su creciente deuda nacional. No obstante, la medida generó dudas entre expertos y al menos un importante proveedor de servicios de internet sobre cómo se implementará un impuesto diario sobre las redes sociales.

“Como gobierno pensamos que sería bueno aplicar impuestos a algunos aspectos de las redes sociales”, explicó el portavoz adjunto del Gobierno, Shaban Bantariza, un día después de la aprobación de la ley. Y añadió que el “Gobierno está instalando infraestructuras como wifi en distintas partes del país” y no lo hará sin la contribución de los ciudadanos.

Uganda cuenta con 23,6 millones de suscriptores de telefonía móvil en el país, pero sólo 17 millones tienen acceso a internet, según reveló Reuters. Por todo esto, no está claro cómo las autoridades podrán identificar a los ugandeses que utilizan las redes sociales.

El interés del presidente Yoweri Museveni en torno a una ley de redes sociales se remonta a marzo pasado. En esa oportunidad le había escrito una carta al ministro de Finanzas, Matia Kasaija, presionando con que los ingresos recaudados por este impuesto ayudarían al país a “lidiar con las consecuencias de olugambo (chismes, en castellano)”. Aunque argumentó que no debería haber cargos sobre los datos de internet, ya que resultan útiles para “fines educativos, de investigación o de referencia”.

Sin embargo, los críticos del mandatario dijeron en ese momento que la ley restringiría la libertad de expresión. “Este impuesto es perjudicial para el ejercicio del derecho de la libertad de expresión”, dijo el director de la organización Foundation for Human Rights Initiative en Uganda, Livingstone Sewanyana.

Por su parte, Kasaija desestimó las preocupaciones de que la nueva ley podría limitar el uso de internet por parte de las personas. “Estamos buscando dinero para mantener la seguridad del país y extender la electricidad, para que las personas puedan disfrutar de más medios sociales, más a menudo, con mayor frecuencia”, dijo a Reuters en marzo.

Las redes sociales se convirtieron en una herramienta política importante en Uganda, tanto para el partido gobernante como para la oposición. Tal es así que el acceso a las plataformas se cerró durante las elecciones presidenciales de 2016. Por aquel entonces, el presidente Museveni insistió en que se hizo para “dejar de difundir mentiras”.

2016: Las redes sociales fueron vetadas porque se usaban para anunciar marchas.

“Este impuesto es perjudicial para la libertad de expresión. Muestra la naturaleza represiva del Estado, que está amasando tantos ingresos como puede para su beneficio”. Livingstone Sewanyana. Director de una fundación a favor de los derechos humanos

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído