Un nuevo acceso unirá el tercer puente con el centro

Irá por Rincón de Emilio. Es para evitar colapsos en el tránsito.

Neuquén.- La Secretaría municipal de Obras Públicas planea abrir una calle que conecte al tercer puente con el barrio Rincón de Emilio, para que sirva como un segundo acceso al centro de la ciudad y evitar así el colapso de la Ruta 7. El proyecto, aún en estudio, se completaría con otros dos ingresos desde la autovía, que hoy existen de manera informal: uno sobre calle Huilén y otro en Casimiro Gómez.

Guillermo Monzani, secretario de Obras Públicas, explicó que la idea es tener en un futuro cuatro accesos a la ciudad para los vehículos que circulen por el tercer puente y la autovía. Recordó que, cuando se inaugure el nuevo cruce sobre el río, a fines del año que viene, la traza de la Ruta Nacional 22 irá por ese camino y todo el tránsito pesado o de larga distancia se desviará por allí.

“Va a operar como circunvalación, para la gente que viaje o esté de paso, y las personas que quieran volver a Neuquén, irían todas hasta la Ruta 7”, razonó. Agregó que, como esa vía ya tiene un flujo importante de vehículos que vienen de Centenario, “lo que estaríamos haciendo sería cargar de tránsito nuevamente a la ruta y tenemos que tratar de tener otras alternativas”.

25.000 vehículos diarios circulan por la Ruta 7, en el tramo de acceso a la ciudad.

Estiman que ese ingreso puede quedar colapsado si se le suma la cantidad de coches que entren a la ciudad desde Cipolletti por el tercer puente.

Indicó que desde el Municipio quieren anticiparse a ese problema y ya empezaron a diagramar cuáles serán los puntos en los que se podrá bajar de la futura Ruta 22 a la capital neuquina.

Indicó que es razonable esperar que muchos de los que ingresen a Neuquén por el tercer puente tengan como destino la zona céntrica, lo que los obliga a pensar en un acceso que conecte con la Avenida Argentina. Tras estudiar las posibilidades, surgió la idea de abrir una calle hasta Rincón de Emilio.

Rapidez: estiman que la nueva obra mejorará la fluidez del tránsito en horas pico.

Aclaró que aún no está definida la traza porque “está como un anteproyecto”. No obstante, adelantó que el nuevo camino “no tocará nada de las chacras” que están al borde del río ni afectará el área protegida “porque estaría lindando al Parque Norte”.

Contó que la propuesta es viable técnicamente. “Habría mucho movimiento de suelos, pero nada más”, explicó.

Monzani indicó que la habilitación del tercer puente obligará al Municipio además a hacer otros dos accesos en el oeste de la ciudad. Comentó que la idea es abrir nuevas bajadas hasta la calle Huilén, en Melipal, y hasta Casimiro Gómez, en Cuenca XV.

En ambos casos, existen ya caminos de tierra que se usan como ingresos desde la autovía, aunque no esté hecha la conexión vial como corresponde.

Monzani remarcó que si bien la inauguración del tercer puente fue anunciada muchas veces en los últimos años, “aparentemente esta vez va en serio, porque hay movimiento en la obra”.

Señaló que, por eso, se fijaron como meta llegar a diciembre de 2017 con los tres nuevos accesos a Neuquén ya marcados.

Una obra eterna que ahora parece llegar a su fin

El ministro nacional de Transporte, Guillermo Dietrich, visitó días atrás la ciudad y prometió que la fecha definitiva de inauguración del tercer puente a Río Negro será el miércoles 6 de diciembre de 2017, ni un día más ni un día menos.

Confirmó también que para 2019 habrá un cuarto puente al lado, que permitirá duplicar el tráfico por la Meseta.

Dietrich reconoció que el camino de conexión con el tercer puente tiene años de demora y hubo numerosos anuncios de inauguración que no se cumplieron. Dijo que, pese a ello, está convencido de que esta vez se respetará el plazo.

Anunció además que invertirán 500 millones de pesos para hacer un cuarto puente al lado del tercero, de modo que se complementen. Detalló que esa obra permitirá duplicar la cantidad de carriles, porque se usará un cruce sobre el río para circular en una dirección y el otro para transitar en sentido contrario.

Desde hace 20 años, cuando se proyectó por primera vez la construcción de un tercer y un cuarto puente, el objetivo era desviar todo el tránsito que pasa por la ciudad hacia la Meseta.

Se estima que hoy, por los dos puentes existentes, circulan más de 40 mil vehículos por día; de los cuales un poco más de la mitad baja en la ciudad. El resto sigue camino por la Ruta 22 hacia Plottier.

Por la Autovía Norte, en tanto, transitan unos 3 mil vehículos diarios. Cuando se habilite el tercer puente, se espera que buena parte de los conductores se desvíen hacia esa ruta de la meseta, lo que servirá para descomprimir la multitrocha y alivianar el tránsito en las calles transversales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído