Un pedido que indigna

Siempre que se habla de realizar acciones por el bienestar general de la comunidad se recurre a la trillada frase que dice que todos debemos aportar un "granito de arena" desde el lugar que nos toca. Y si bien está claro que la responsabilidad final es de quienes conducen el Estado, a veces nos encontramos con ciertos actores que toman posturas que son indignantes.

Para nuestra región, en tiempos en que es un karma ir al supermercado y padecer cómo aumenta todo en las góndolas, fue un alivio al bolsillo la reducción en el precio de las naftas que rige desde principios de mes.

Esa beneficiosa medida debía traer aparejada otra ventaja porque la tarifa de taxis está atada, por ordenanza, a la variación en el precio de los combustibles. Incluso establece de forma explícita el lugar del parámetro: la estación de servicios del ACA de la diagonal 25 de Mayo.

De no creer: los taxistas quieren que la tarifa esté sujeta a lo que cuesta el combustible a 1200 kilómetros.

¿Cuál sería la lógica? Que baje el costo de los viajes. Así de sencillo y claro.

Sin embargo, en una petición casi inverosímil, los taxistas reclaman que la tarifa quede sujeta a los valores vigentes en la Ciudad de Buenos Aires. Parece un chiste, pero es real. También es preocupante cómo algunos políticos les permitirían avanzar con esa ridícula exigencia y les abren la puerta para que presionen en pos de no tener que aplicar ese justo descuento. Habrá que esperar a ver cómo termina esta parte de la novela (la otra es la que tiene a los propietarios pidiendo prórrogas para instalar los GPS), pero lo cierto es que al usuario le están tomando el pelo. Ahora, también es real, es muy difícil pretender coherencia en un país en el que un gobierno naciente que hizo campaña con la promesa de respetar las instituciones, designa dos jueces para la Corte sin que sus pliegos pasen por el Senado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído