Viajó desde Añelo a Neuquén para hacerse un preocupacional y no se sabe nada de él

El hombre, identificado como Joaquín Orlando González, fue visto por última vez el martes 19.

Joaquín Orlando González, de 33 años de Posadas (Misiones), quien desde hace un par de meses vive en Añelo, desapareció el martes 19 en la ciudad de Neuquén y hasta el momento no hay novedades sobre su paradero.

Angélica, una vecina de Añelo, relato a LM Neuquen que González llegó hace un tiempo a la localidad buscando trabajo de medio tiempo con el objetivo de poder conseguir empleo en alguna empresa petrolera. “Tengo una verdulería con mi marido y le dimos trabajo. Al cabo de unas semanas, él se fue a Misiones a ver a su familia y cuando volvió el lugar donde vivía junto a otras personas ya estaba ocupado porque estas personas habían traído a otra gente, arrancó la mujer. “Como seguía trabajando con nosotros y nos servía su ayuda, le di una habitación de mi casa para que se quedara”, agregó.

Te puede interesar...

Al tener un lugar estable donde vivir, González volvió a viajar a Misiones y se trajo sus pertenencias.

El martes 19, el hombre tenía que viajar a Neuquén capital para hacerse un preocupacional en una clínica céntrica, para una empresa de servicios petroleros y el marido de Angélica se ofreció llevarlo hasta el supermercado Coto ya que tenía que ir al Mercado Concentrador para hacer unas compras para el negocio.

Cerca de la 11 de la mañana, el marido de Angélica ya estaba de regreso en Añelo, y le llegó un mensaje de González en el que le contaba que ya había terminado con los trámites y que se iba a tomar un colectivo hasta la ETON para luego abordar el micro que lo llevaría hasta Añelo. “Cerca de la 14 nos preocupamos porque no había llegado, no fijamos en el horario del colectivo, le enviamos un mensaje y no respondía, pensamos que venía en camino”, relató Angélica.

“Nos fuimos a dormir un rato y ya vimos que eran las 19 y todavía no había llegado, me comunique con las chicas que tengo en el negocio para saber si lo vieron, preguntamos a la gente con la que vivía antes si lo habían visto y nadie sabía nada, volvimos a llamarlo, sonaba el celular, pero nadie contestaba, le enviamos mensajes de WhatsApp y le llegaban como hasta el día de hoy pero no responde, agregó la mujer preocupada.

“Mi esposo me decía que, seguro que se fue a tomar algo por ahí para festejar por el nuevo trabajo porque estaba muy contento con esta nueva posibilidad. A mí mucho no me cerraba esa idea porque no es el tipo de persona que sale, al contrario, es muy responsable y siempre se comunicaba con nosotros para avisarnos lo que iba a hacer”, siguió diciendo.

“Al día siguiente hice la denuncia en la policía, busqué entre sus cosas para ver si me podía contactar con algún familiar y logré dar con el padre por Facebook. Hoy me pude comunicar con su señora y no sabía lo que estaba pasando ya que la última comunicación que tuvo con él fue el mismo martes donde le contaba que estaba por hacerse un preocupacional para entrar a una empresa de servicio”. relató Angélica y agregó: "No puede desaparecer una persona así como así, alguien lo tuvo que haber visto en la terminal, algún taxista. Él no se fue con ropa extra o algo por estilo, es más, dejó todo en casa, el cargador del celular, el resto de sus cosas, fue a hacer un trámite y volvía. La policía y la empresa también intentaron comunicarse con él pero no tuvieron resultados. La familia nos llama todo el tiempo para ver si tenemos novedades".

Según la policía de investigaciones, no hay registros de que González haya abordado algún colectivo, que haya ingresado a alguno de los hospitales de la zona o que esté detenido en alguna comisaría.

Ante cualquier información de González, se ruega comunicarse con la comisaría más cercana a su domicilio.

Preocupación

Eliseo González (65), padre de Joaquín Orlando, habló con este medio desde Posadas (Misiones) y se mostró realmente preocupado por el accionar de la Policía de Neuquén.

“Tengo una gran decepción. Es muy poca la respuesta de la policía de allá. Se tiran la pelotita entre ellos. Hasta desconfió de ellos y creo que están involucrados en algo porque no dan informe, y desde el martes no me llama nadie”, contó angustiado el hombre, quien no sabe nada de su hijo desde el martes, alrededor de las 11.

“Él tiene señora y tres chiquitos. Uno es un bebé. Él había venido a pasear y se volvió el viernes. El martes se fue a una empresa a hacer un preocupacional, y salió de empresa a las 11:15. Ahí se comunicó con el señor que lo alojó y con nosotros y nunca más supimos de él”, agregó, aportando más datos.

“Lo raro es que el teléfono se prende y se apaga. No lee los mensajes, ni los contesta. Es como que alguien tiene el teléfono. Y la policía no se preocupa por saber dónde está el teléfono. En el teléfono dice que su última comunicación fue el martes a las 11:20 de la mañana”, manifestó.

“Es todo tan difícil desde acá. Estamos a 2500 kilómetros. Menos mal que Dios nos puso a esta familia en el camino (por Angélica y su esposo), sino estaríamos a la deriva, y está todo tan caro como para viajar allá”, finalizó.

LEÉ MÁS

Demolieron el bloque C9, el aguantadero de Cutral Co

Un camión se quedó sin frenos y provocó un choque triple

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído