Vías de tren en pleno centro

No había otra manera de llevar grandes cantidades de tierra y piedras que no fuera con vías.

Alguna vez las vías del ferrocarril pasaron por el centro de la ciudad de Neuquén, aunque parezca increíble. Fueron colocadas en la Avenida Argentina y en las cuatro diagonales, pero no para el transporte de personas sino para el acarreo de piedras y material calcáreo para rellenar los pozos y profundos cañadones que muchas veces dejaba la lluvia y el viento.

Algunas imágenes que atesora el archivo histórico de la ciudad captaron el momento justo en que un grupo de empleados municipales junto con detenidos que estaban alojados en la U9 trabajan con las zorras a través de ese tendido férreo provisorio.

Te puede interesar...

La ciudad nunca fue pareja. Desde los primeros comienzos transitar por las calles del centro era un peligro para los carruajes, y la forma de hacerlo de manera más segura era a caballo.

Fue el presidente del Concejo Municipal Abel Cháneton el que decidió ocuparse del problema. Para eso compró esos 500 metros de vías que se iban colocando en distintos lugares, de acuerdo con las necesidades y reparaciones que tenía cada calle.

Fue así como con el correr de los años, y de manera muy lenta, las primeras calles céntricas de la ciudad se fueron nivelando hasta convertirse en caminos de tierra relativamente parejos por donde luego comenzaron a circular los primeros automóviles.

El pavimento llegaría muchos años después, cuando la tierra estaba realmente asentada y no había necesidad de andar tendiendo rieles por el centro de la capital neuquina cada vez que llovía mucho o el viento levantaba y cambiaba las dunas de lugar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído