YPF apuesta al shale y da vida a viejos pozos

La empresa afianzará su producción de crudo con un ambicioso plan en Vaca Muerta. Con tecnología y recuperación terciaria extraerá más convencionales.

POR FERNANDO CASTRO - fcastro@lmneuquen.com.ar

YPF decidió acelerar a toda marcha y apostar a los no convencionales con un ambicioso plan a cinco años. En los primeros meses del 2019 pasará a desarrollo masivo en otras dos áreas de Vaca Muerta: La Amarga Chica y Bandurria Sur. Al mismo tiempo, comenzará con la fase 2 en Loma Campana, donde piensa sumar otros 300 pozos con la meta entre cejas de los 120 mil barriles diarios para 2022, algo así como tres veces su producción actual, en torno a los 42 mil barriles diarios. Al final del plan que acaba de anunciar tendrá nueve desarrollos masivos. Será un antes y un después: en ese lapso, de forma abrumadora, el 70% de su producción provendrá de Vaca Muerta.

En paralelo, la empresa afianzará sus posiciones convencionales de crudo dotando de nueva vida a campos petroleros en declino.

Te puede interesar...

Hubo un mix de factores para que YPF profundizara su apuesta por el crudo de Vaca Muerta. Por un lado, el cuello de botella en el transporte del gas y las alternativas de colocación del fluido de la cuenca neuquina en un mercado que plantea interrogantes de corto plazo ante un creciente volumen de producción. Pero al mismo tiempo, los excelentes resultados de su segmento petrolero, con bajas sucesivas de costos y mejoras en la productividad en Loma Campana, donde en el último trimestre la producción creció un 35%.

MAS-E-p02-pieza.jpg

El petróleo en torno a los 80 dólares, la devaluación del peso y la posibilidad de transportar el crudo y exportarlo completan el escenario en el que la empresa subirá varias marchas su ritmo, con el consiguiente impacto en los niveles de actividad en Neuquén.

Objetivo 2023. El plan de negocios triplicará la producción de petróleo.

YPF invertirá a un ritmo de 3600 millones de dólares por año, y buena parte de esos recursos se volcarán en Neuquén.

De la mano de ese nivel de inversiones llegarán a partir del próximo año los nuevos desarrollos convencionales en nueve áreas: en 2019 será en La Amarga Chica, Bandurria Sur y la segunda etapa de Loma Campana. En 2020, otros dos desarrollos masivos con horizonte en shale oil en San Roque y Bajada de Añelo. En 2021 prevé lo mismo para Bajo del Toro, Loma La Lata Oeste y Chihuido de la Sierra Negra, para sumar finalmente en 2022 Loma La Lata Sur.

La empresa, que dio a conocer su plan ante inversores en Nueva York días atrás y esta semana ante periodistas del interior del país en su sede de Puerto Madero, fijó también nuevas metas para no descuidar sus posiciones en crudo convencional. Para eso, anunció su estrategia de optimizar la obtención de crudo en viejas áreas, con un plan de recuperación terciaria. De hecho, en fase de prueba ya obtuvo buenos resultados para contrarrestar el declino de campos maduros, donde registra una baja promedio en todo el país de un 14% anual.

A través de la recuperación terciaria, básicamente mediante la inyección de polímeros, logrará atenuar esta curva de decrecimiento llevándola al 5% anual.

MAS-E-p02A-pieza.jpg

“Tuvimos experiencias en las que inyectando agua logramos muy buenas reacciones de las formaciones, obviamente ajustando los lugares donde debía hacerse esa inyección. Y otro tanto con los polímeros. Ocurrió un factor adicional: que fue una baja sustancial en el costo de los polímeros, una sustancia que permite un mejor arrastre de hidrocarburos en estos pozos”, explicó el vicepresidente de Upstream de YPF, Pablo Bizzotto, en diálogo con +e esta semana en Buenos Aires.

Esto podría llegar a ser sustancial para algunas áreas de la cuenca neuquina.

Otra medida con impacto en los campos maduros es el nuevo plan exploratorio anunciado por la petrolera. Será en 2000 km2. Abarcará áreas convencionales que tienen vetas de Vaca Muerta, por lo que la operadora perforará en busca de shale ahí, pero también en áreas estrictamente no convencionales. Será en áreas hacia el norte de la cuenca, como Chihuido, Puesto Hernández, Filo Morado y Las Manadas, y otras más cercanas al epicentro de la actividad shale, como Sierra Barroza, Aguada Toledo y Al Norte de la Dorzal. Así, no solo balanceará la baja por declino con la suma del shale, sino que subirá su producción.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído