Adaptar al perro a la llegada de un bebé

Hay que evitar que la mascota vea al niño como un competidor, así ayudará a proteger al pequeño.

La relación entre bebés y mascotas amerita un procedimiento especial ya que cuidar y velar por su bienestar es primordial. Con la llegada de un bebé, la casa se revoluciona y la mascota debe asimilar la incorporación de un nuevo foco de atención.

Es un hecho que la convivencia entre niños y perros trae muchos beneficios: además de contribuir a la mejora y protección de la salud de los pequeños, ayuda en el desarrollo de la sociabilidad. “Si el perro pasa a ser ‘el hermano mayor’, se aconseja preparar el ambiente para la llegada del nuevo bebé sin dejar a la mascota de lado”, comentó la veterinaria Ingrid Stein. “Lo correcto es que empiecen a socializar y acostumbrarse a la presencia de cachorros o niños”, afirmó Virginia Ragau, médica veterinaria. Es importante que el can tenga educación para que cuando llegue el niño se pueda manejar a la mascota y no haya ningún incidente: que responda al llamado, que se siente cuando le digamos y que entienda cuando algo está bien o mal para poder tener control sobre la situación. Por otro lado, es fundamental que el animal no se quede afuera de la rutina ni privarlo del acceso a los lugares a los que se encuentra acostumbrado para que no asocie al niño con lo negativo.

Una vez que la habitación del bebé esté lista, sería conveniente dejar que el can husmee y conozca el ambiente, siempre con la presencia del dueño. “Los perros suelen sentir que hay algo diferente en su madre, por eso es bueno dejarlo acercarse a la panza y que olfatee”, enfatizó la veterinaria Stein. Una vez que nació el nuevo integrante de la familia es importante que mientras se encuentre en la clínica, el dueño le lleve algún paño o toalla u objeto que tenga el olor del niño. Y cuando el recién nacido esté en el hogar, hay que permitirle al perro que lo huela para que lo reconozca. Hay que evitar que el animal lo vea como un competidor.

Reconoce por olfato: Tanto en la panza como ya nacido, el perro a través del olfato reconoce al niño.

Instinto de protección. Por Sergio Gómez (veterinario)

Las hembras son mucho más protectoras con los bebés que los machos por su instinto maternal. Antes de la llegada del bebé a la casa es recomendable hacerle escuchar al perro llantos de bebé y oler los perfumes para que se vaya sociabilizando con estos. No es aconsejable esconderle el bebé al perro ni quitarle lugar a la mascota, porque se sienten desplazados de la familia.

Es importante que previamente tu mascota esté vacunada y principalmente desparasitada de acuerdo a su peso, bajo supervisión de un veterinario, y que en lo posible la cepilles para retirar el exceso de pelo que podría ser perjudicial para la salud del bebé.

Hay razas, como golden, labrador y bóxer, que tienen más desarrollado el instinto de protección. Pero eso no quiere decir que cualquier raza puede ser una buena compañía y protección para tu bebé.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído