Al final habrá cumbre entre Pechi y Gutiérrez

El gobernador adelantó que llamará al intendente.

Fernando Castro
fcastro@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Las tres cuadras que hay entre la Municipalidad y la Gobernación parecen ser las más extensas de la ciudad. El gobernador Omar Gutiérrez y el intendente Horacio Quiroga no encontraban, al menos hasta ayer, el camino que les permitiera acortar esa distancia. Hace diez días el jefe comunal había solicitado a la Provincia una audiencia. Recién ayer el gobernador dijo públicamente que el encuentro tendrá lugar.

Fue el final de una semana con al menos un cruce entre estos dos gobiernos que comparten, con los matices de cada caso, su vínculo con Mauricio Macri.

"Está nervioso y agobiado", había dicho el ministro de Gobierno de la provincia, Mariano Gaido. Fue su respuesta a la nota del intendente. Allí Pechi solicitó certezas sobre el plan de obras para el arroyo Durán, el contrato de concesión del EPAS, una discusión que el quiroguismo dice que el gobierno provincial se había comprometido a dar y sigue postergada.

El contraataque de Quiroga no se hizo esperar: él no estaba nervioso; lo que le preocupa, dijo, es que "la provincia está fundida".

Los decibeles tendieron a la baja ayer: "Nos vamos a encontrar y vamos a trabajar", dijo Gutiérrez ante una pregunta en una entrevista radial. No confirmó fecha.

En su entorno, por lo bajo, le cuestionan al intendente "dos desplantes previos" a la hora de justificar las dificultades para realizar un encuentro previo.

Le achacan no haber asistido de forma personal a las convocatorias de las que sí participó el resto de los intendentes para acordar políticas contra el consumo de drogas. Quiroga, cada vez que no fue, mandó un representante del gobierno.

El gobernador y el intendente tuvieron -tienen- una relación más que llevadera. Está claro que con los leves estertores circunstanciales. Más proclives a hablar por teléfono, llama la atención que en plena era wasap, la forma de comunicarse sea la fría esquela entre despachos.

En la Casa de Gobierno no ahorran en sarcasmos: dicen que al intendente, en rigor, le molesta la llegada casi irrestricta que tiene Gutiérrez con los funcionarios del gobierno nacional. Es una lectura que comparte la amplia tropa de las segundas y terceras líneas municipales.

Dentro del gabinete de Pechi, la interpretación se detiene en eso sólo algunos instantes. Leen que la relación de fuerzas, en definitiva, se termina inclinando por la cantidad de representantes que el MPN tiene en el Congreso, y por el fabuloso botín que implica tener cierto margen de maniobra sobre lo que ocurre en Vaca Muerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído