Alerta en la cárcel federal por un interno con tuberculosis

Hay 25 compañeros de pabellón a los que se les realizaron estudios.

Neuquén.- La tos de uno de los internos se había tornado incontrolable y, después de unos 15 días sin mejoría, le realizaron estudios más complejos que confirmaron la peor de las sospechas: un caso positivo de tuberculosis en la U9, la cárcel federal de máxima seguridad ubicada en pleno centro de Neuquén.

El caso alteró a todo el Servicio Penitenciario Federal, que diagramó un operativo sanitario que incluyó el traslado de 26 internos al hospital Castro Rendón para realizarles estudios de mayor complejidad y descartar más casos.

La alerta surgió en la enfermería de la cárcel. Es que el interno había concurrido varias veces al sector para ser atendido porque tenía una tos persistente que le estaba complicando la respiración con el paso de los días.

Al realizarle los estudios correspondientes en el área de Epidemiología del Castro Rendón, se comprobó que el preso en cuestión tiene tuberculosis y se le dio la correspondiente medicación, y desde el Servicio Penitenciario se dispuso el traslado urgente a Buenos Aires.

Está previsto que el interno quede detenido en la U21, denominada Centro Penitenciario de Enfermedades Infecciosas, que está ubicada estratégicamente junto al Hospital Muñiz.

Los 25 compañeros del pabellón 7 fueron llevados al Hospital Regional, donde se les hicieron los estudios correspondientes, que dieron negativo.

Hace 20 días se confirmó que dos internos de la cárcel provincial U11 tenían tuberculosis y la Provincia diagramó un operativo de prevención de contagio, además de aislar a los internos en la cárcel de Senillosa.

Quieren evitar los contagios

Tras la confirmación de un caso de tuberculosis en un interno de la U9, las autoridades carcelarias y los médicos del área de Epidemiología del hospital Castro Rendón sugirieron diversas medidas que ya se están implementando en la cárcel. Ante el fácil contagio de la enfermedad, no sólo los compañeros de pabellón estaban en riesgo, sino también el personal penitenciario que comparte espacio gran parte del día. Para evitar los contagios se diagramó un procedimiento especial que implica el trabajo dentro del establecimiento con guantes y barbijos. De todas maneras, las autoridades estarán prestando mucha atención ante cualquier síntoma que aparezca. La enfermedad tiene cura si se la trata a tiempo, pero en caso contrario puede provocar daños importantes en los pulmones y hasta la muerte.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído