Asesinato de la prostituta: ahora, un cliente en la mira

Tampoco descartan que sea un mensaje mafioso de los fiolos.

Neuquén.- El testigo clave se desdijo sobre la vinculación de Juan Carlos Acuña (42) al crimen de la prostituta paraguaya Rosario Gladys Giménez Ortiz (27), hallada en Mari Menuco, por lo que el único acusado recuperó la libertad. Ahora todo gira en torno a un cliente obsesionado y un posible mensaje de la mafia de los fiolos. Las pericias genéticas y balísticas abrieron un abanico y ya hay seis sospechosos.

Ayer se realizó una audiencia de revisión de la medida que tomó el juez Mauricio Zabala, sobre la prisión preventiva de dos meses dictada a Acuña, tras la cual se estableció la liberación del detenido por pedido de la fiscalía y a raíz del falso testimonio de un testigo clave.

"El testigo nunca tuvo contacto con Acuña y obviamente lo desvinculó. Además, dio los motivos de por qué en un principio dio una versión y luego otra", enunció el abogado defensor Gustavo Lucero, al tiempo que explicó que el individuo sólo conoce de vista a su cliente. Por su parte, la fiscalía le formulará una causa de imputación por falso testimonio.

De todas formas, Acuña sigue acusado del homicidio y se aguarda el resultado de una prueba de ADN, que será determinante para saber si será desvinculado del todo del homicidio de Rosario.
La fiscalía baraja por estas horas dos hipótesis del crimen: una que daría cuenta de un cliente obsesionado con la joven que ante la negativa de ella, la asesinó a sangre fría.

La otra línea de investigación apunta a un mensaje mafioso de los regenteadores. La joven ya se había abierto del mundo de los prostíbulos de Cutral Co y estaba trabajando por su cuenta en la calle. Ese podría haber sido el motivo por el cual la mataron, "a modo de mensaje para el resto de las prostitutas", confió una fuente del caso.

El fiscal Maximiliano Breide Obeid avanza con pericias clave para esclarecer el caso que tiene en vilo al mundillo de la prostitución.

El único detenido, Juan Carlos Acuña, recuperó la libertad pero continúa acusado. Resta un ADN para definir su situación procesal.

Piden sobreseer al policía Héctor Méndez

La omisión del Boletín Oficial en publicar la Ley 2974 ya tuvo su primera repercusión. La defensa del policía Héctor Méndez solicitó ayer a la Justicia el sobreseimiento del hombre acusado de matar a Matías Casas por considerar que se extinguieron los plazos de la acción penal. No obstante, pidió en su defecto una disminución de la pena en casi 10 años.

El planteo fue desestimado por la fiscalía y por la querella.
En tanto, el Tribunal de Impugnación adelantó que el próximo 18 de febrero se expedirá al respecto. El caso puede sentar un precedente para el resto de las causas que se encuentran en la misma situación.

Acusado seguirá preso en la casa

El juez Mauricio Zabala benefició ayer con prisión domiciliaria a Javier Segundo Méndez, acusado de incendiar la casa de su ex pareja, Gladys Hernández, en Centenario, y provocar su muerte. En el informe de salud se detalla que Méndez posee una retracción de la piel en los injertos que le fueron colocados en el hospital Castro Rendón, lo cual le imposibilita la movilidad de ambas rodillas, los dedos de los pies y parte de las manos, y por lo tanto no puede caminar por sus propios medios.
Entre los argumentos que la defensa presentó con anterioridad, se asegura que el acusado sólo recibió atención de la enfermería de la Unidad de Detención 11 en la que se encontraba detenido, que no había sido visto por su médico tratante, ni se le practicó ningún tipo de rehabilitación en un mes y 10 días. El juez dispuso que cumpla la domiciliaria en la casa de su madre.

Méndez sufrió las lesiones cuando el 27 de agosto de 2015 ingresó por la ventana de la vivienda de su ex con un bidón de nafta y la prendió fuego.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído