Audio compromete a Dilma por la designación de Lula

Allí, la presidenta le sugiere al ex mandatario el cargo para que utilice los fueros "en caso de necesidad". Una multitud se manifiesta en las calles.

La crisis política que atraviesa el gobierno de Brasil se agravó esta noche tras la difusión de la grabación de una conversación en la que la presidenta Dilma Rousseff sugiere a su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, que lo designaría ministro para que utilice los fueros de ese cargo "en caso de necesidad" y evite ir preso por el escándalo originado por el desvío multimillonario de fondos de la petrolera estatal Petrobras.

Mientras tanto, algunos miles de personas protestaban esta noche frente al palacio del Planalto, sede del gobierno en Brasilia, y en la céntrica avenida Paulista, de San Pablo, contra la designación de Lula como ministro de la Casa Civil, anunciada oficialmente esta tarde, y reclamaban la "renuncia ya" de la mandataria.

En Brasilia se habían congregado unas 2.500 personas acompañadas por una treintena de legisladores, mientras en San Pablo -la mayor ciudad del país- se habían reunido al menos otras tantas, según reportaron los diarios Folha de Sao Paulo y O Globo en sus sitios de internet.

Al mismo tiempo, Rousseff permanecía reunida en el palacio de la Alvorada -residencia presidencial- con asesores y abogados, analizando los pasos a seguir.

En la conversación telefónica divulgada, Rousseff le dice a Lula que le envió con un mensajero un documento con su nombramiento como ministro de la Casa Civil, un cargo equivalente al de un primer ministro, para que lo utilizara "en caso de necesidad".

"Estoy mandándote a Bessias junto con el papel, para que puedas tenerlo y usarlo en caso de necesidad, que es el término de la posesión", manifiesta la mandataria.

Según los medios brasileños, la conversación tuvo lugar hoy mismo y fue grabada por la Policía Federal con autorización del juez federal Sérgio Moro, quien tiene a cargo la investigación del escándalo en Petrobras.

Moro levantó el secreto de las escuchas telefónicas de Lula luego de que Rousseff anunciara hoy, más temprano, el nombramiento del ex presidente como ministro de la Casa Civil.

Rousseff sostuvo que la designación de Lula no persigue el objetivo de blindarlo contra la investigación y dijo que ésta proseguirá, pero en otra instancia.

"El cambio de instancia no significa que ya no será investigado, significa que la fiscalía y la Policía seguirán la investigación pero que el juez será la máxima corte", dijo la jefa del Estado.

La mandataria agregó que "por detrás de la afirmación de que el cambio de instancia es para esconderse solo puede verse una desconfianza de la oposición con respecto al Supremo Tribunal Federal" (STF, corte suprema), y se preguntó: "¿Significa eso que la oposición quiere decir que el STF no es confiable?"

El cargo en el gabinete -que asumirá el martes próximo, según se anunció- le otorga a Lula fueros privilegiados, por lo que ya no podrá ser investigado por un juez federal sino solo por el STF.

Fuente: Télam

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído