Bendecida

Llámame Francisco tendrá su avant premiere en el Vaticano.

Buenos Aires
Llámame Francisco (Call me Francisco), la película que relata la historia de vida del sumo pontífice, tendrá su avant premiere en el mismísimo Vaticano, el 1 de diciembre. Sin embargo, la cinta llegará a los cines del mundo recién el 3 de ese mes.

A pesar de que "el Papa del fin del mundo" está revolucionando a la Iglesia católica, el film protagonizado por Rodrigo de la Serna –interpreta a Jorge Bergoglio desde su juventud hasta los 50 años– y el chileno Sergio Hernández –en la piel del Papa en sus años más actuales– muestra al sacerdote antes del 13 de marzo del 2013, momento en el que se convierte en el santo padre.

Es por eso que Daniele Luchetti, director de la película, centró la trama durante sus primeros años en Argentina como hijo de inmigrantes italianos, su vocación durante la dictadura más sangrienta del país y su trabajo pastoral en los suburbios de Buenos Aires.

La historia que todos quieren
Desde un principio el realizador se mostró muy entusiasmado por poder contar esta historia y manifestó sus argumentos: "Esta historia pasa a través de la tragedia de los desaparecidos. Historias que Bergoglio ha contado en juicios, entrevistas, expresando dudas, el temor de no haber hecho suficiente, aunque con la conciencia de haber hecho muchísimo. Salvó a personas, las tuvo escondidas, habló con los dictadores de la época, con los círculos de la Iglesia que estaban ligados al poder, e hizo lo que pudo".

Francisco salvó a personas durante la dictadura, las tuvo escondidas, habló con dictadores de la época, e hizo lo que pudo". Daniele Luchetti Director del film

Por su parte, el actor argentino agradeció la oportunidad de ser parte de este proyecto: "Amo actuar y este personaje me ofrece la posibilidad de crecer como artista. Un personaje muy interesante para ser actuado. Muy complejo y simple a la vez: él se rige por el Evangelio", explicó el intérprete de Gallito ciego, Diarios de motocicleta y Crónica de una fuga.

A pesar de todo esto, De la Serna confesó que tuvo mucho miedo de ponerse en la piel de Francisco, porque se trata de un personaje contemporáneo: "Es un desafío muy importante no sólo a nivel profesional, sino también personal". El film contó con un presupuesto de 10 millones de euros, 15 semanas de rodaje en gran parte de Argentina, Alemania e Italia y más de 3000 extras.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído