Bolsonaro le sacó más de 20 puntos al delfín de Lula

El ultraderechista ganó las elecciones, pero habrá segunda vuelta.

El candidato del Partido Social Liberal (PSL), Jair Bolsonaro, se impuso en las elecciones presidenciales de Brasil aunque sin superar el 50% de los votos, por lo que disputará una segunda vuelta con el aspirante del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad, el 28 de este mes. Bolsonaro, al cierre de esta edición y con el 79% de los votos contados, obtenía el 48,03% de los votos, mientras que Haddad llegaba al 26,74%. Fuera del ballotage quedaban Ciro Gomes con el 12,37% de los votos, Geraldo Alckmin con el 5,05% y Joao Amoedo con el 2,79%.

Los 147 millones de brasileños que componen el padrón electoral fueron llamados a las urnas para elegir al futuro presidente del país más grande y poblado de América Latina tras varios años de inestabilidad económica y política, marcados por la megacausa de corrupción conocida como Petrolao, el impeachment de la ex presidenta Dilma Rousseff en 2016 y la condena este año al ex presidente Lula da Silva a 12 años de prisión por corrupción.

Con una histórica polarización, la campaña se caracterizó por una competencia entre numerosas listas incapaces de seducir a grandes mayorías y el surgimiento de expresiones de derecha e izquierda más definidas, por encima de candidatos más moderados.

La victoria de Bolsonaro ya había sido anticipada por numerosas encuestas, entre estas las de Datafolha e Ibope, aunque la segunda vuelta con Haddad se presenta con una tendencia menos clara.

Ahora, tras la finalización de esta primera ronda electoral, la atención se pondrá sobre los otros candidatos que quedaron fuera del ballotage pero que fueron, sin embargo, votados por una buena parte del electorado. Tal es el caso de Ciro Gomes, que obtenía el 12,31% y posee cierta cercanía con Haddad; o Geraldo Alckmin, que logró el 4,84% de los votos y podría acercarse más, al menos en parte, a Bolsonaro.

Bolsonaro es un ex capitán del ejército y legislador con 27 años en el Congreso, que se hizo popular presentándose como un “salvador de la patria” frente a los políticos “corruptos” que llevaron a la mayor economía del continente a una debacle. Al menos en la histórica jornada de ayer, el ultraderechista obtuvo más votos de los que decían las encuestas de las últimas semanas.

P16-F02-bolsonaro-atentado.jpg

--> Pasó del atentado a su día de gloria

Ocho días después de ser dado de alta luego de pelear por su vida en un hospital de San Pablo, Jair Bolsonaro tuvo su día de gloria. El candidato presidencial brasileño recibió el alta el sábado 29 de septiembre, después de más de tres semanas hospitalizado tras ser apuñalado durante un acto de campaña.

Bolsonaro estuvo en el hospital Albert Einstein de San Pablo desde el 7 de septiembre, un día después de ser acuchillado en la ciudad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, cuando iba cargado en hombros y rodeado por miles de simpatizantes. Fue en ese momento cuando un hombre se aproximó a él y, por motivaciones políticas y de forma solitaria, lo apuñaló en el abdomen con un cuchillo de cocina, según concluyó la Policía Federal en su informe. En la semana, se excusó de participar del debate en TV.

P16-F03-bolsonaro.jpg

--> Cualquier similitud con Trump no es pura coincidencia...

Jair Bolsonaro, el favorito desde que se iniciaron las campañas, es la versión brasileña del fenómeno del populismo ultranacionalista global, que tiene como figuras destacadas en el mundo a Donald Trump, el italiano a Matteo Salvini y el húngaro Viktor Orban.

Líder del pequeño Partido Social Liberal (PSL) y fuerte aliado de los sectores más conservadores de la Iglesia evangélica brasileña, reúne las características que llevaron al ascenso de esas figuras globales: una retórica nacionalista incendiaria, una presencia masiva en las redes sociales y un discurso de ataque frontal contra el sistema político convencional, enormemente desprestigiado en Brasil. Pero también contra los extranjeros, los negros, los indios, los gays y las mujeres. No hay frente que no haya herido este controvertido político con siete mandatos consecutivos como diputado por Río de Janeiro. Este ex capitán del Ejército carece de antecedentes en casos de corrupción, cuyo discurso caló profundo en la fuerte frustración de los brasileños por los escándalos de saqueo del Estado y la pérdida de ingreso de amplias franjas de la población que en la reciente recesión perdieron 10% de su PBI per cápita.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído