Caen los salarios, pero se sostiene el empleo

El pacto de los 90 días. Ayer quedó rubricado el acuerdo sectorial. Habrá suspensiones rotativas y los petroleros parados cobrarán el equivalente a la mitad del sueldo que perciben cuando van al campo.

Por Cristian Navazo

Ante el impacto del derrumbe de los precios internacionales del crudo en la industria petrolera local, hoy fuertemente subsidiada por los consumidores, ayer se firmó un pacto de paz, que durará apenas 90 días.

Si bien existe la opción de prorrogar el acuerdo por otros tres meses, la Nación, los gremios, operadoras y empresas de servicio deberán volver a negociar, porque la cotización internacional del crudo no tendrá un gran repunte en todo el año.

Pese a que Nación fijó hace algunas semanas un precio diferencial para el barril interno, de 67,5 dólares en el caso del Medanito de Neuquén, las operadoras frenaron una veintena de equipos de perforación, work over y pulling en la provincia, y hay unos 1500 trabajadores parados.

El pacto por 90 días establece el compromiso de las empresas de no realizar despidos injustificados, organizar un cronograma de actividades para rotar a los trabajadores que están sin tareas en sus casas, de modo que todos puedan ir al campo, que es cuando los petroleros se ganan la mayor parte de su sueldo. Los que queden parados cobrarán el equivalente al 50% del promedio de la remuneración neta normal. En los papeles, se estableció una "suspensión concertada" de los empleados que no están en actividad.

Para sostener el nivel de actividad, la mayor esperanza para Neuquén está en los proyectos de exploración y desarrollo de tight y shale gas. En la provincia aguardan que el ministro de Energía, Juan José Aranguren, defina los nuevos valores en boca de pozo en breve. El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra, indicó que se espera que se eleve a 5,80 dólares el millón de BTU la producción de gas base y que se mantenga el plan de 7,50 dólares para los proyectos de gas nuevo.

"El gas está, hay que sacarlo, y para eso se necesitan inversiones y para atraerlas se deben generar las condiciones", indicó Pereyra.

En paralelo, la Nación evalúa el esquema de eliminación de subsidios gasíferos similar al que ya comenzó a regir para la electricidad.

"Estamos gastando 8000 millones de dólares al año para importar gas, con lo cual estamos pagando mano de obra extranjera. Tenemos que generar trabajo en Argentina", indicó el gremialista, quien aprovechó para criticar a sus ex aliados kirchneristas: "Hay un retraso tarifario de 12 años, se hizo mucho mal". Pereyra respaldó la política de quita de subsidios a la energía que encara el gobierno de Mauricio Macri.

El líder petrolero indicó que no es momento de hacer huelgas. "Hay que ser inteligentes y creativos, esto no se arregla con cortes de ruta", comentó en clara alusión a sus colegas de Chubut.
Otro de los puntos del pacto determina la jubilación de los petroleros que estén en edad de hacerlo y que tengan los años de aportes suficientes. El sindicato pretende que se los jubile con el máximo sueldo que hayan percibido.

También se acordó priorizar la contratación de mano de obra local por sobre la extranjera.
En este contexto, los trabajadores deberán olvidarse de un aumento salarial que recomponga el impacto de la brusca devaluación de más del 40% que provocó el gobierno nacional en diciembre. "¿Qué vamos a discutir en paritarias cuando el panorama es dificilísimo?", indicó Pereyra.
El gremialista impulsará otras medidas para compensar la recomposición salarial, como una suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, una de las grandes promesas electorales que llevó a los petroleros a votar a Macri en masa. También adelantó que cuando se reanude la actividad del Congreso será el pago de las asignaciones familiares y la asignación universal por hijo para todos los trabajadores, independientemente del sueldo que ganen.

El delegado del Ministerio de Trabajo de la Nación, Marcelo Zúñiga, indicó que en la industria petrolera local no hay crisis. "En nuestra región todo el petróleo que se extrae se paga a las operadoras el doble de lo que vale a nivel internacional", explicó.

Por ello, les restó argumentos a las empresas de servicios especiales que aducen falta de rentabilidad para achicar sus planteles. "A nivel local hay un nivel de actividad importante, tanto en exploración y producción, y en todo comienzo de año, sumándole lo que es la transición de un gobierno a otro, se producen situaciones que tienen que ver con retomar conflictos como el del año pasado".

Destacó que lo importante es que "no va a haber ningún despido". La Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) presentó hace unos 10 días ante el Ministerio de Trabajo de la Nación un pedido de preventivo de crisis para suspender a unos 10 mil trabajadores. Se trata de operarios de Schlumberger, Halliburton, Weatherford, San Antonio, Bolland, Baker Hughes y DLS.

En el acuerdo negociado el lunes y firmado ayer, se determinó que las empresas, gremios y el Estado conformarán una mesa de diálogo para monitorear la implementación del Procedimiento Preventivo de Crisis y "analizar los mejores criterios de productividad para favorecer el desarrollo de la actividad".
El pacto para la Cuenca Neuquina fue rubricado por el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, Pereyra, Manuel Arévalo (Petroleros Jerárquicos), el CEO de YPF, Miguel Galuccio, y representantes de la CEOPE.

Zúñiga indicó que también se mantienen negociaciones por la presencia "abrumante" de personal jerárquico extranjero, mano de obra calificada proveniente de los Estados Unidos que llegó a Vaca Muerta. Señaló que son unos 400 en total.

El Sindicato de Jerárquicos mantiene abierto el conflicto con Chevron, que desde hace más de un año inició un plan de reducción de personal en el yacimiento El Trapial.

De todas formas, en Neuquén el panorama es mucho más alentador que en la cuenca del Golfo San Jorge, que exporta el 40% del petróleo, a precios internacionales. En otra negociación paralela se acordó que el Estado pagará un tercio de la diferencia entre la cotización internacional y el valor interno fijado para el crudo en 2016, es decir, unos 10 dólares. El mayor aporte lo hará Nación y la provincia de Chubut pondrá otra parte. El compromiso de las empresas es sostener los 5000 puestos de trabajo que estaban en riesgo y el acuerdo durará tres meses con una opción de prorrogarse por otros tres.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído