Campana de largada

Al ritmo de los pozos de rama horizontal y la suba del crudo, Loma Campana sigue batiendo sus propios récords: ya orilla los 45 mil barriles diarios de producción.

POR FERNANDO CASTRO / fcastro@lmneuquen.com.ar

Del otro lado del teléfono, el vicepresidente Ejecutivo de Upstream de YPF, Pablo Bizzotto, le pone una imagen al crecimiento de la producción de petróleo no convencional en Loma Campana: “Hay días en que transportamos en camiones porque no alcanza la capacidad de los ductos”, dice este ingeniero rionegrino, una de las claves que explican los actuales resultados en el área emblemática donde la empresa argentina es socia de Chevron.

Allí, según el último registro oficializado a los inversores, YPF produce unos 42 mil barriles de petróleo diarios, cerca de 10.000 barriles adicionales respecto de los que producía en agosto del 2017. Es una cifra que coloca al yacimiento sobre la formación Vaca Muerta como el segundo productor del país, detrás de Cerro Dragón, en Chubut.

Te puede interesar...

Hay un contexto internacional signado por el precio del crudo en torno a los 80 dólares que actúa como un aliciente para la mayor producción de petróleo. Pero en buena medida el secreto pasa por el conocimiento de la formación. Es el ensayo y error y la nueva joya de las áreas sobre Vaca Muerta: las kilométricas ramas laterales de los pozos que optimizaron los costos de perforación, con logros inusitados que colocan a Loma Campana camino a obtener resultados de los más competitivos del mundo, asimilables a los la formación Permian, en Estados Unidos.

“Logramos bajar mucho los costos. El primer pozo de rama horizontal que hicimos en Loma Campana fue el Soil 4H. Nos costó 27 millones de dólares y fue en 2014”, explica Bizzotto el debut de los pozos de rama horizontal.

Parte del secreto de este tipo de operaciones es el ahorro: se realiza un pozo que llega a Vaca Muerta y de allí se “tiran” los caños de forma horizontal, por miles de metros, realizando las fracturas en su extensión, a partir de una sola perforación. “Ya el siguiente pozo, uno cercano, el Soil 72, logramos bajar el costo a 17 millones de dólares. Es decir, hubo una diferencia de 10 millones de dólares entre el primero y el segundo”, explica Bizzotto, que la semana pasada fue uno de los representantes de la empresa en la Oil & Gas 2018 que se desarrolló en el Espacio Duam de esta ciudad.

p02-MasE-pieza01.jpg

“Cuando los directivos de Chevron hablaban de llevar ese costo a los 11 millones, a mí me parecía casi imposible. Pero finalmente logramos hacer pozos de esas características a siete millones de dólares”, afirma. Pero la variable que da una muestra mayor de la competitividad de un área como Loma Campana es algo así como un estándar internacional: el costo de desarrollo, esto es, qué porción del barril de petróleo que se terminará de extraer insumirá la perforación de un pozo petrolero.

Al principio, el costo de desarrollo era de 32 dólares por barril. “Formalmente el último dato informado a los inversores es de 12 dólares por barril. Creemos que antes de fin de año podríamos llegar a los diez dólares por barril de costo operativo”, informó Bizzotto en diálogo con +e.

¿Es una quimera llegar a los ocho dólares que colocarían a Loma Campana en el umbral de las áreas de recursos no convencionales más competitivas del mundo? Lo cierto es que no parece serlo. “Estamos iniciando algunos cambios en base al diseño de pozos y a la tecnología que usamos. El año que viene vamos a empezar a ver los resultados”, expresó.

“La idea es ir alargando los pozos para bajar los costos de desarrollo; si todas las fracturas te aportan lo mismo, el crecimiento lateral es marginal. Hasta ahora, siempre que agregamos más fracturas y longitud lateral, nos ha ido bien”, explicó Bizzotto, quien cree que el año próximo hay un muy buen escenario para el petróleo en la cuenca neuquina “si se mantienen las mismas variables en el tipo de cambio y las regulaciones internas” .

Al mismo tiempo, este crecimiento de la producción de YPF en el área emblemática de los no convencionales neuquinos implica la necesidad de más infraestructura para procesar crudo: en noviembre la empresa estaría finalizando una planta de tratamiento y ya prevé la posibilidad de una nueva planta en La Amarga Chica.

p02-MasE-pieza02.jpg

En paralelo, la empresa construye un oleoducto que sale desde Loma Campana y se extiende hasta el lago Pellegrini, junto con Tecpetrol, la firma petrolera del grupo Techint, una obra que podría estar culminada para fines de este año.

“Para nosotros es un orgullo que grandes empresas como Chevron destaquen nuestro trabajo y asimilen procesos que nosotros hemos desarrollado en nuestra experiencia en la cuenca neuquina”, dice el vice ejecutivo de Upstream, quien destaca el plan agresivo que se aproxima en “un año (2019) en el que el petróleo, si se mantienen las condiciones, no tendrá barreras”.

p02-MasE-pieza03.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído